Páginas

miércoles, 28 de julio de 2010

No será el fin de la barbarie, pero quizá sí sea el

principio de esa salvajada llamada fiesta nacional por los que, extrañamente, piensan que torturar a un animal forma parte de la cultura española.

Hoy, el parlamento de Cataluña ha decidido abolir las corridas de toros, y eso que la votación no ha sido unánime, más bien ha ido de un pelo. Hace un año firmé por la abolición de los toros en mi casa. Ahora hace falta que la lucha se extienda por el resto de España.

No hay razones para mantener, encima con subvenciones públicas, un espectáculo sangriento que acaba con una muerte, o la del toro o la del torero. Ni la sangre ni el dolor caben en la definición de fiesta.

Prou!, la asociación promotora del movimiento abolicionista en mi tierra, lo ha hecho muy bien y seguiré apoyándolos en lo que pueda. De momento, desde aquí y con mi humilde audiencia, dejando esta entrada para celebrar que empezamos a ser algo más civilizados.

domingo, 25 de julio de 2010

Sí se puede

Este vídeo lo he obtenido del bloc Ci-Comunica, siempre alerta para que no olvidemos lo que pasa más allá de Facebook, de las peleas políticas y de los sistemas presuntamente consolidados.




des-IGUAL-es cortometraje PNUD version nueva from idhalc on Vimeo.