Páginas

jueves, 31 de diciembre de 2009

Hace unos días estornudé y Eli, la cuidadora de

mi madre, me deseó "salud y dinero, porque amor ya tiene". Esta mujer, que lleva en nuestras vidas desde abril sin desfallecer, ha tenido la oportunidad de observar mi cotidianidad de cerca y, mucho más sagaz que yo, se ha dado cuenta de que si de algo estoy rodeada es de amor.
Antes del estornudo pensaba dedicar esta Nochevieja a bailar sobre el cadáver de 2009, uno de los años más duros de mi vida. Pero cuando Eli me soltó ese extraño "jesús" fue como si el gong de la Rank sonase en mi cabeza. A pesar del cáncer, de la debacle económica, de pachucheces varias, de apuestas fallidas y de sentirme, la mayor parte del tiempo, en un túnel sin atisbo de salida, 2009 ha sido un año excelente gracias a la generosidad de mis amigas y de mis amigos, tan abrumadora que me siento la persona más afortunada del mundo.
Si hago un repaso rápido es cierto que no he tenido un principio de siglo fácil, ni en lo personal ni en lo profesional, pero junto al recuerdo de cada desastre siempre hay una amiga, un amigo cuidándome, este año que acaba, aún más si cabe. Todas y todos a mi lado, haciendo piña, ayudándome a aguantar el huracán, atendiendo a todas mis peticiones; reconozcámoslo ya, este año he estado pesadita.
Además de a mi gente tengo que dar las gracias a medio planeta: vecinos y vecinas de mi edificio y de mi barrio que han estado ahí cuando les necesitaba, comprensivos, discretos. Amigos de amigos de amigos que me han agarrado justo a tiempo de impedir que me atrapase el ciclón. En vez de preguntarme porqué recibo tanto, lo acepto y espero poder corresponder en algún momento.
Deseo que 2010 me traiga el mismo amor y que tú y yo sigamos compartiéndolo.

sábado, 19 de diciembre de 2009

La de días que llevo sin escribir nada en el

bloc. Pero es que he estado muy atareada iniciando un nuevo trabajo. No voy a hablar sobre él, porque no creo que sea el foro adecuado, pero quédate con la idea de que "la nave va".
Lo importante de esta entrada es que conozcas Puente Aéreo, una serie de conversaciones sobre sexualidad entre Carme Sánchez y Ana Aldea, que irán publicándose periódicamente en la red.

Para abrir boca, te dejo un fragmento de la primera entrada de Puente Aéreo:

(...) Ana. Y si no me gusta masturbarme ¿soy un bicho raro? ¿No soy guay? ¿No sé?
Carme. Es lo que comentaba antes... no hay obligación, al contrario, el sexo no tiene que ser un objeto de consumo más "si no lo tengo, no soy guay", pero sí estar abierta a experimentar. Te propongo una situación "tipo": (...)

y hasta aquí puedo leer.

martes, 1 de diciembre de 2009

Un año más, un día del sida más, otro lazo rojo

en la solapa de la americana, en la camiseta, en el asa del bolso. ¿Tiene sentido? ¿Y el resto de días conmemorativos, lo tiene? Cuando escucho que el sida se ha convertido en una enfermedad crónica, inmediatamente me viene a la cabeza que de cada cinco personas infectadas en el mundo, sólo dos acceden a un tratamiento. O que el África subsahariana sigue llevándose la palma en adultos y niños infectados y también en defunciones a causa del virus.

Llevo muchos años dándole vueltas a la epidemia. A mi me ayudó a crecer, aunque el resultado no lo viera hasta el año pasado, cuando me diagnosticaron cáncer. A otros les ha destrozado la familia y a algunos les debe haber servido para cambiar de idea respecto a muchos clichés.

Sea como sea, un año más ocupo todos mis rincones con lazos rojos, para que por lo menos sirvan de faros, o de incómodos recordatorios, o de post-it emocional. Aprovechemos el 1 de diciembre para recordar que hemos de seguir en la brecha.

SITIOS DE REFERENCIA
HISPANOSIDA
Comte Borrell, 164-166
08015 Barcelona
Tel.: + (34) 93 318 20 56
Fax: + (34) 93 317 82 06
fpujol@hispanosida.com
Entidad declarada de Utilidad Pública
Medalla de Honor del Ayuntamiento de Barcelona