Páginas

sábado, 27 de junio de 2009

Aquí, el vídeo del programa en el que participé

como esparring de los ultramontanos el pasado jueves. Mi debate empieza sobre el minuto 50 aproximadamente. Aborto, libertad de culto, derecho a adoptar por parejas homosexuales... los temas preferidos de la derecha de hoy y de siempre.

jueves, 25 de junio de 2009

Esperando que llegue las cinco de la tarde

para subirme al AVE camino de Madrid, repaso el bloc y veo que lo tengo bastante abandonado, aunque no peor que en otros momentos.

Me voy a Madrid a participar otra vez en la tertulia nocturna de Popular TV, la cadena de televisión de la COPE. Esta noche reunirán varias tertulias en una, porque es el programa de final de temporada. A mi me toca anteproyecto de ley del aborto. Yo, a favor de que las mujeres escojan. Ellos, en contra. No hay sorpresa.
Lo mejor de esta colaboración, y de la que hice el mes pasado, es el trayecto. Un espacio sólo para mi, en el que puedo leer, navegar, desconectar...

Aún saldré por televisión con pañuelo. El pelo empieza a crecer, pero ralo y bicolor. Vaya, que parezco un dálmata, con unas clapas rubias y otras morenas. Aún no me siento cómoda con la cabeza descubierta fuera de casa, pero calculo que igual empiezo a lucir melena (es un decir) en agosto. La verdad es que con el calor que hace los pañuelos son un engorro y tengo ganas de lavarlos, plancharlos, guardarlos en un cajón y no verlos durante un tiempo.

Sigo con náuseas, tantas que debería pesar veinte kilos menos y la piel de mi pecho derecho, tras veinticinco sesiones de radio, empieza a estar irritada a pesar de los litros de crema especial que me unto para paliar el daño. Dice mi radióloga que tengo una piel estupenda. Ya. Bueno, preferiría no tener que ponerla a prueba pero tampoco vamos a quejarnos ahora.

Mañana es la última sesión de radioterapia general y sólo me quedarán ocho sesiones más de radio en la zona concreta del tumor. El 8 de julio termino y dejaré de subir cada día de mi vida al hospital. Largo, desde octubre que todo el proceso está siendo muy largo.

Sigo sin trabajo, entendido como un empleo estable, con contrato, pagas extras, derecho a vacaciones... Estoy introduciéndome en el mundo de los free-lances y no me gusta. Ni un pelo. No tengo alma emprendedora, no me gusta la incertidumbre de no saber cuándo voy a cobrar, ni quiero negociar el precio --mi precio, mi valor-- para cada trabajo, ni otras muchas cosas que conlleva ese estado de limbo laboral permanente.
Felicito a los que se mueven bien en él y lo disfrutan, además, con sensación de libertad, pero como no es mi caso no comparto su entusiasmo por el freelanceo.

Lo curioso de todo es que estoy freelanceando como redactora, cosa que no hubiera imaginado. A mi, la niña del orden y concierto, la reina de la gestión y la estrategia, me va saliendo trabajo para escribir. Vale, aprovecho la ola, me subo a ella y adopto para mi escudo de armas esa gran frase de Lennon: "La vida es aquello que te pasa mientras estás haciendo otros planes".

viernes, 19 de junio de 2009

Lo que es la vida, para algunos hoy es un día

triste por la muerte de Vicente Ferrer. Para otros, el 19 de junio será una jornada de luto por culpa del nuevo asesinato cometido por la banda de desalmados de ETA.
En cambio, para mi es un día feliz. Mis amigos Richard y Miguel se han casado esta mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento de Gelida. La ceremonia ha sido corta, emotiva, llena de nervios y risas. La concejala que les ha casado, amiga de la familia, ha facilitado mucho que el ambiente haya sido distendido y agradable.

Mañana será el segundo gran día: la fiesta de la boda. Una fiesta de ambiente hawaiano, en la que se repetirá la ceremonia para que los casi ciento cuarenta invitados participen, brinden por los novios, brinden por ellos mismos, bailen y celebren que estos dos pájaros, tras doce años de vida común, hayan decidido, por fin, darse el sí mútuo.

He hecho decenas de fotos, pero con las cámaras de otros así que tendré que esperar a que me las pasen para colgar algunas.











LA PAREJA
Richard & Miguel, la feliz pareja
PASTEL
El pastel de boda. No podía ser de otra forma.


Bueeeeeno, ya tengo a dos más colocados. ¿Siguientes?

martes, 9 de junio de 2009

No me importa que no estemos de acuerdo, lo que

me saca de mis casillas es la doblez, la cobardía, la imposibilidad de que discutamos cara a cara. Eso es algo que me supera porque detesto a los cobardes.
En una entrada del mes de marzo sobre el aborto y la iglesia, alguien que ha pasado por aquí hace un par de días dejó un comentario anónimo. Aunque es una nota tontaina que mezcla el aborto con la doctrina nazi y cuyo fondo me importa un rábano, me he enfadado. No porque esa persona, a la que ni conozco ni tengo el mínimo interés en conocer, entre en mi territorio y opine (qué poco trabajo tienen algunos), sino porque lanza su perorata escudándose en el anónimo. ¿Cual es el problema? ¿Crees que tu opinión no vale suficiente para firmarla?
No quiero trolls en este bloc. Ya me costó echar a uno en el pasado y puedo volver a hacerlo, pero no me apetece. si no te gusta lo que escribo, pasa de largo. Seguramente tampoco me gustarías así que ¡ancha es la red!

Por cierto, el cobardica dejó el mismo comentario en Interletraje, mi otro bloc. En aquel lo he borrado porque no es plaza para dirimir nada que no sea literatura. Ya, igual los libros también te dan grima, pero yo decido dónde puedes escupir, que para eso entras en mi casa.