Páginas

martes, 17 de marzo de 2009

Estaba yo tan tranquila dedicada a mis quehaceres,

cuando salen en un telediario unos cuantos sacerdotes católicos en rueda de prensa metiéndose con el anteproyecto de la nueva ley del aborto del gobierno Zapatero vía publicidad de dudoso gusto y pésima creatividad. El cartel muestra un niño grandote y un gato también enorme llamado lince. El texto del anuncio contra la futura ley del aborto viene a decir que España se ocupa más de la supervivencia del lince ibérico que del embrión humano, y eso parece que no les gusta a estos profesionales del culto religioso.

En Facebook hay grupos airados contra la campaña de publicidad que hacen estos curas a propósito de la ley. En el mundo analógico incluso hay periodistas, abogadas, publicistas y otros profesionales liberales que analizan la imagen y el texto de la publicidad católica y arremeten contra ella. Que si el niño está demasiado crecido (la verdad es que excede el tamaño estándar del embrión humano), que si mira que compararlo con un gatazo, etcétera.

Imagina mi agitación al toparme con este alboroto absurdo. Hasta he pensado, "Amparo, te quedaste dormida con el televisor encendido y has despertado en una peli de los Hermanos Marx".
Pero entonces me he centrado y he organizado la zapatiesta por partes.

Uno: ¿A mi me importa lo que digan unos curas católicos si no profeso en su fe?
Dos: Estos curas, ¿no deberían limitarse a decir lo que tiene que hacer su grey?
Tres: ¿Por qué se les da tanto pábulo en medios de comunicación y en la mente colectiva en general?

Sobre el punto Tres tengo varias teorías, que enumero con letras para no liarla.

A: Después de dos mil años de curas dando la vara, es difícil para casi todo el mundo poner la distancia suficiente entre la repercusión social de una ley hecha por personas (esta nueva del aborto) y una ley dictada por un personaje de ficción,como es el dios católico (aquí no aborta nadie).
Be: Mucha gente les tiene rabia a los curas (bastante menos a las monjas, pero es que son casi invisibles, pobrecillas) y aprovechan la mínima para llevarles la contra.
Ce: Si, como a los niños que molestan con rabietas para llamar la atención, no se les hiciera caso cuando gritan, a lo mejor íbamos avanzando en conseguir que el poder de la religión, sea cual sea, quede limitado al ámbito privado, que es donde debería estar, en vez de ir molestando por ahí.

Además del anuncio católico de marras estoy escuchando a un montón de tertulianos escupir sapos y culebras contra esta ley.

Para su tranquilidad les diré que la ley del aborto no obliga a abortar. No es como el código de circulacion, un poco de calma. Vaya, que no han de temer que un día se presente una pareja de policías en su casa, pregunten si hay alguna adolescente embarazada y se la lleven a rastras a un quirófano de la Seguridad Social a sacarle el bebé de las entrañas. Nooooo, no es estooooo.
Y supongo, porque no la he leído, que la ley también ampare el derecho de los médicos a no practicar este tipo de intervenciones si su conciencia o sus creencias se lo impiden.

La ley está hecha para proteger a las mujeres que se han quedado embarazadas y no desean, no quieren o no pueden tener la criatura por los motivos que sean, y aprovecho para decir que dichos motivos son sólo cosa suya. Esto, señoras y señores ultracatolicos, ultramontanos, vaya, ultras en general, es un avance social.





Añadido a las 23:09






lincesLas linces van a responder a los obispos
Súmate a la campaña y añade el logo de las linces a tu blog, tu web, tu perfil en una ed social...

12 comentarios:

Ceniza4a dijo...

Imagino que para muchos, el tener una ley antitabaco significó el éxito en su abandono... así la puerta abierta del aborto facilita lo que es (en mi opinión) una mala decisión. (Entiéndase repercusiones de puertas abiertas y cerradas).

roser_pen dijo...

En realidad esa decisión, que yo no calificaría de buena o mala sino de "estrictamente personal", va a seguir estando en la mente de quien la tome. De lo que se trata, como bien dice Amparo, es de proteger a la mujer, y en un sentido mucho más amplio que el quirúrgico.
Yo de lo que estoy a favor es de la libertad y el respeto, algo que la Iglesia Católica (y muchísimas otras) se han estado pasando por el forro de los cojones durante toda su historia.
Y una cosa más, hay mucha "literatura barata" sobre el aborto, porque no, no es como ir al super de la esquina y comprar 1/4 de choped. Por más meditada y convencida que sea la decisión, no es fácil de tomar y desde luego, no es fácil de pasar. Por suerte, en muchos casos (ojalá fueran todos) hay muy buenos profesionales que cuidan mucho a las pacientes.
Vaya por delante que todas las opiniones me parecen respetables, pero... no sé porqué, cuando sale este tema, siempre tengo la sensación de que, más que criticar al gobierno, lo que se está haciendo es juzgar a las mujeres que han decidido libremente abortar.

roser_pen dijo...

Desde luego, este lince es una preciosidad!

Eva-Evicka dijo...

Completamente de acuerdo contigo y con Roser.

Elsa dijo...

He llegado a tu blog por la página de las Linces...

Sólo quería comentar, algo que me acaba de contar un buen amigo -chico y concienciado, una joya vamos ;)- y que contradice el argumento del primer comentario (de Ceniza4a) y es que en Holanda donde el aborto no está penalizado, existen servicios de protección social y un amplio acceso a anticonceptivos y la tasa de abortos es tan sólo del 0,53 por cada 100 mujeres, una de las más bajas de Europa. En el caso de España, se sitúa en el 1,14 de cada 100 y se ha duplicado en la última década...

Queremos una legislación como la holandesa pero ya!!! :)

Un saludito,

la rateta dijo...

"Para su tranquilidad les diré que la ley del aborto no obliga a abortar" : muy bueno!

Es cierto, que lo más sorprendente es que una campaña tan mala este teniendo tanta repercusión!!!! Ahí es donde se empoderan ... gran bucle.
Pero estos igual que suben bajan, si dejand e darles taaanto bombo.

Ceniza4a dijo...

y es que en Holanda donde el aborto no está penalizado, existen servicios de protección social y un amplio acceso a anticonceptivos y la tasa de abortos es tan sólo del 0,53 por cada 100 mujeres

Elsa, ni siquiera es mi país... así que mi comentario no era censura ni juzgar a nadie... era un intento de aportar un poco de luz a lo que ceo que pasa... tus estadísticas están muy bien...la pregunta es si aplica en todos los países que tienen legalizado el aborto?, o un poco más...si Holanda ha vuelto a penalizar el uso de dogas, no puede significar que a veces las puertas abiertas al 100% no son solución a largo plazo?. Saludos con un gran cariño

Anónimo dijo...

Bibi, vive y deja vivir!!!
Viva la mujer que no te interrumpió voluntariamente tu vida durante su embarazo!!!
Viva la madre que te concibió!!!
Subhumano
En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.

B-Lego dijo...

Anónimo, pretender equiparar la decisión personal, íntima y libre una mujer de interrumpir su embarazo con la acción organizada de un estado que intenta barrer de la faz de la tierra a toda una raza para justificarse ideológicamente es simplemente ridículo.

Aborto y exterminio no son sinónimos. No son conceptos comparables, como no lo son la pena de muerte y la eutanasia, ni el asesinato y el homicidio, y si te parecen comparables deberías hacer un esfuerzo por aclarar las ideas antes de exponer un argumento tan débil.

Generic Lipitor Online dijo...

Excelente informacion yo la verdad estoy deacuerdo con estos sacerdotes porque parece que les importa mas un gato que la vida de un nuevo ser, un bebe esto es algo que me es dificil de entender.

buy generic viagra dijo...

Yo de lo que estoy a favor es de la libertad y el respeto, algo que la Iglesia Católica (y muchísimas otras) se han estado pasando por el forro de los cojones durante toda su historia.Y ademas no respetan.

zercath dijo...

Yo no sé si lo he dicho ya, pero ... estoy tan contenta de haber encontrado este sitio kamagra online ... Keep up the good work He leído un montón de blogs sobre una base diaria y en su mayor parte, de personas carecen de sustancia, sino, simplemente quería hacer un comentario breve para decir gran blog. Gracias!