Páginas

martes, 30 de agosto de 2016

Políticos de opereta en un país de pandereta, mira

por dónde. Hoy, Mariano Rajoy, líder de la derecha, presidente de España en funciones y candidato a volver a presidir este pobre país, ha hecho un discurso de candidatura de pena, digno de su talla política. Pero es que el resto de los políticos le va a la zaga.
Pedro Sánchez, líder del PSOE, después del discurso se escabulle del Congreso sin atender a la prensa. ¿Pero cómo es posible que ningunee así a los periodistas? Pues porque puede, porque les importamos un pimiento y su único objetivo es mantenerse en el poder.
El resto de políticos va soltando sandeces después de esta sesión tan importante. Uno enlaza frases con colores. Otro, el catalán portavoz de la derecha mareada catalana, miente como un bellaco y dice que la mayoría de catalanes ha votado independencia y a por ello van, porque ellos han ido a hablar de su libro. No tengo ni tiempo ni ganas de reproducir todas las tontadas que sueltan pensando en 140 caracteres, a ver si les retuiteamos a placer y son trendic topic.

¿Tan mal lo hemos hecho la ciudadanía para merecer a esta pandilla de memos?
Mañana hablará Pedro Sánchez (la línea del discurso va a ser "y tú más", y diciéndolo no desvelo ninguna trama, seguro), apoyado por su escudero Antonio Hernando, otro que nos ahorra pensar soltando frases servidas como titulares.
Mañana, salvo sorpresa de última hora, Mariano no saldrá escogido presidente. El viernes, quizá. Con un Congreso se tres pistas, quién sabe.

¿Qué pasaría si sacamos a toda esta pandilla de políticos de las redes sociales y los titulares efímeros? ¿Morirían como los peces fuera del agua?
Casi un 30% de españoles estamos en riesgo de exclusión y la izquierda sigue imbecileando, para no perder la costumbre. Ojalá tenga que disculparme dentro de dos meses.

Políticos de opereta en un país de pandereta, mira

por dónde. Hoy, Mariano Rajoy, líder de la derecha, presidente de España en funciones y candidato a volver a presidir este pobre país, ha hecho un discurso de candidatura de pena, digno de su talla política. Pero es que el resto de los políticos le va a la zaga.
Pedro Sánchez, líder del PSOE, después del discurso se escabulle del Congreso sin atender a la prensa. ¿Pero cómo es posible que ningunee así a los periodistas? Pues porque puede, porque les importamos un pimiento y su único objetivo es mantenerse en el poder.
El resto de políticos va soltando sandeces después de esta sesión tan importante. Uno enlaza frases con colores. Otro, el catalán portavoz de la derecha mareada catalana, miente como un bellaco y dice que la mayoría de catalanes ha votado independencia y a por ello van, porque ellos han ido a hablar de su libro. No tengo ni tiempo ni ganas de reproducir todas las tontadas que sueltan pensando en 140 caracteres, a ver si les retuiteamos a placer y son trendic topic.

¿Tan mal lo hemos hecho la ciudadanía para merecer a esta pandilla de memos?
Mañana hablará Pedro Sánchez (la línea del discurso va a ser "y tú más", y diciéndolo no desvelo ninguna trama, seguro), apoyado por su escudero Antonio Hernando, otro que nos ahorra pensar soltando frases servidas como titulares.
Mañana, salvo sorpresa de última hora, Mariano no saldrá escogido presidente. El viernes, quizá. Con un Congreso se tres pistas, quién sabe.

¿Qué pasaría si sacamos a toda esta pandilla de políticos de las redes sociales y los titulares efímeros? ¿Morirían como los peces fuera del agua?
Casi un 30% de españoles estamos en riesgo de exclusión y la izquierda sigue imbecileando, para no perder la costumbre. Ojalá tenga que disculparme dentro de dos meses.

Políticos de opereta en un país de pandereta, mira

por dónde. Hoy, Mariano Rajoy, líder de la derecha, presidente de España en funciones y candidato a volver a presidir este pobre país, ha hecho un discurso de candidatura de pena, digno de su talla política. Pero es que el resto de los políticos le va a la zaga.
Pedro Sánchez, líder del PSOE, después del discurso se escabulle del Congreso sin atender a la prensa. ¿Pero cómo es posible que ningunee así a los periodistas? Pues porque puede, porque les importamos un pimiento y su único objetivo es mantenerse en el poder.
El resto de políticos va soltando sandeces después de esta sesión tan importante. Uno enlaza frases con colores. Otro, el catalán portavoz de la derecha mareada catalana, miente como un bellaco y dice que la mayoría de catalanes ha votado independencia y a por ello van, porque ellos han ido a hablar de su libro. No tengo ni tiempo ni ganas de reproducir todas las tontadas que sueltan pensando en 140 caracteres, a ver si les retuiteamos a placer y son trendic topic.

¿Tan mal lo hemos hecho la ciudadanía para merecer a esta pandilla de memos?
Mañana hablará Pedro Sánchez (la línea del discurso va a ser "y tú más", y diciéndolo no desvelo ninguna trama, seguro), apoyado por su escudero Antonio Hernando, otro que nos ahorra pensar soltando frases servidas como titulares.
Mañana, salvo sorpresa de última hora, Mariano no saldrá escogido presidente. El viernes, quizá. Con un Congreso se tres pistas, quién sabe.

¿Qué pasaría si sacamos a toda esta pandilla de políticos de las redes sociales y los titulares efímeros? ¿Morirían como los peces fuera del agua?
Casi un 30% de españoles estamos en riesgo de exclusión y la izquierda sigue imbecileando, para no perder la costumbre. Ojalá tenga que disculparme dentro de dos meses.