Páginas

jueves, 26 de octubre de 2006

Ayer operaron a Indiana y todo fue bien.

Pero menudo mal trago. Le salieron quistes en toda la línea derecha de mamas y han tenido que quitarle dos por completo, además de abrirle las otras tres para sacar lo feo y analizarlo. El jueves que viene sabremos si la cosa se queda en anécdota o seguimos para bingo. De cualquier forma, es una campeona, que se dejó pinchar el suero sin necesidad de bozal ni nada y cuando fui a recogerla a la clínica quiso tirar la puerta abajo de la sala de espabilamiento al oirme. Ahora mi vida se resume a vigilar que no se chupe las heridas; el momento "collar isabelino", vulgarmente llamado "campana", solo lo abordamos en noche cerrada y ayer apenas dormimos. Me voy al sofá con ella, a vigilar que no se rasque porque ahora le empiezan a picar los puntos, pobre bestia. Ayer daba mucha penita verla tan chafada, pero hace unos minutos ya empezaba a querer jugar con la pelota. Dan unos sustos...


Indiana dormida en su/mi cama, al rato de salir del quirófano.

Indiana en su sofá, despertándose a ratos sin tener muy claro dónde está.

martes, 24 de octubre de 2006

Un día empezaron a aparecer comentarios en

este blog de un tal Doc Moriarty. Como no le conozco de nada me inquietó que alguien fuera de mi Algonquin particular me leyese. Por si te lo estás preguntando, sí, yo soy de las que parcelan internet ¿qué pasa? En fin, a lo que iba. Moriarty iba dejando sus opiniones hoy aquí, mañana allí, y hace unas horas decidí tirar del cabo. Oh, sorpresa, en pos del Villano he topado con uno de sus blogs, "The movie snatchers", dedicado a la crítica de cine y he decidido dedicarle un rincón permanente en mis "Enlaces selectos" (a tu derecha.) Los textos valen la pena (y no sólo porque coincidamos en que Spielberg sigue siendo el mejor, aunque reconozco que suma) y merecen que te detengas un rato en ellos. Hala, este es mi regalo de octubre para ti.


jueves, 19 de octubre de 2006

Empiezo la campaña con un poco de retraso,

pero es que no puedo estar en todo. He colgado un banner que te llevará directo a la web de José Montilla, donde puedes escudriñar el programa electoral socialista de cabo a rabo, en catalán y en castellano.
Aquí estará el banner hasta el 1 de noviembre, haciendo campaña para estas autonómicas. Lo descolgaré por la noche, cuando regrese del colegio electoral donde seré interventora [sí, soy de las que un día de fiesta trabaja gratis y encantada de la vida, para asegurar que el proceso democrático se desarrolla sin pucherazos y maniobras cochinas y mezquinas, que las hay. Igual un día lo cuento] O lo bajaré al día siguiente, depende de lo cansada que esté. Quiero pensar que cuando borre el banner "Jo, Montilla! lo haré con una sonrisa enooooorme en la cara. Eso significará que el socialismo -para mi la mejor opción- ha conseguido, de nuevo, la confianza de los catalanes. Y que Monti será el próximo presidente de la Catalunya social, porque las personas somos la base de la política socialista.

Sospecho que estoy un poco obsesionada, porque

hoy he vuelto a soñar con cigarrillos. Noche cerrada. Estaba subiendo a la última planta de una casa con almenas en un ascensor de hierro forjado cuando he empezado a deslizarme por Paseo de Gracia en la misma caja del ascensor, ahora en horizontal y sin techo, como una vagoneta minera pero con calados. Como no había conductor, ni caballos, ni nada, sólo yo al frente, he temido llevarme por delante a unos cuantos hombres y mujeres vestidos con túnicas blancas que veía al final de la calle. He deducido que debía ser la Mercé, o Todos los Santos, o alguna fiesta ciudadana de esas en las que nunca participo, y los de la túnica componentes de una agrupación lúdica, o así. Total, que la caja de hierro forjado, pesadísima, ha frenado suavemente delante de sus narices. Varios fumaban. Una mujer de pelo rizado, casi como Harpo Marx, se ha apoyado en la caja mientras daba caladas a un piti y, algo pesarosa, me ha explicado que quería dejar el tabaco pero le resultaba difícil. Yo, ligeramente alucinada aún por no habérles arrollado, asentía con simpatía hacia ella y el resto, que me miraba de reojo. En ese momento, no me preguntes porqué, he empezado a intuir que el grupo de las túnicas pretendía asesinarme.

Moraleja: No leer las crónicas de Richard sobre el festival de cine fantastico de Sitges antes de ir a dormir.

miércoles, 18 de octubre de 2006

Y ya van tres noches fumando sin parar. Debe ser

por eso que me levanto con dolor de garganta. No han sido tres días seguidos; el último fue anoche. Tampoco es que fumase demasiado. Recuerdo que la cajetilla era de cartón-cartón, blanca y verde (¡olé!) y creo que sólo quedaba el cigarrillo que cogí. En cambio, no recuerdo si me lo fumé o no. Sospecho que no porque mientras lo sacaba del paquete me sentía un poco culpable. Las otras dos veces no las tengo tan nítidas, porque hace más tiempo, pero si me veo con claridad dándole una calada al cigarrillo mientras mi pensamiento se desdoblaba. Por una parte, tuve miedo que esa calada me hiciera recaer de nuevo. Por la otra, me creía capaz de superar la adicción tras ese cigarrillo. Real como la vida misma, siempre pensando dos cosas contrapuestas a la vez, hasta en sueños.

Cristina de Roser, si lees esto, ¡felicidades por tus cuatro meses y pico! Y sí, el proceso es duro y es cafre, pero vale la pena :-)

viernes, 13 de octubre de 2006

Voy a llegar tarde a una cena porque he tenido que

practicar una autopsia a un pollo y me he tirado media hora. Una servidora, que es muy lista y por ahorrar dos euros ha comprado un pollo entero. Jamás hubiera imaginado la cantidad de cosas que trae un pollo que no son propiamente pollo, vamos, que el bicho va más alla de dos patas, dos alas y dos pechugas. De serie viene con un estómago lleno de cosa amarillenta (a la basura), corazón, riñones y otra cosa redonda también sanguinolenta (a la basura los cuatro), hígado (marrón) con hiel (verde). He tirado la hiel y un trozo de hígado, por si se había contaminado. Y hay otra cosa gorda y redonda dentro, que no he logrado adivinar a qué correspondía. Espero que no fuera un mp3 de regalo camuflado porque también está en la basura.
La columna vertebral que va también para el caldo, a la basura, porque ha quedado aún más fraccionada que las víctimas de Jack el Destripador. Las alas (2), el cuello (hay que ver el cuello, lleno de tubos transparentes y resbalosos) y un trozo de algo lo he guardado por si da para una taza de consome. Las patas sin piel y las pechugas, sin piel y abiertas de tal forma que al final me pedían clemencia, las he guardado.
Bien, lo he hecho, he sido capaz. Hala, ahora a por el próximo reto: tirarme en paracaidas (o encontrar trabajo.) Pero pollo entero, nunca más. Y menos mal que venía muerto. Pobre bestia.

miércoles, 11 de octubre de 2006

Parisa, Iran, Khayrieh, Shamameh, Kobra, Soghra y Fatemeh

son siete iraníes condenadas a morir lapidadas por adúlteras. Hace falta ser muy bestia para aprobar y favorecer la pena de muerte y aún más bestia para asesinar a pedradas en nombre del Estado. A estas siete mujeres, vestidas de blanco con un kafán y con la cabeza tapada por un saco también blanco, las enterrarán por separado hasta la cintura. Cerca de los hoyos aparcará un camión volquete cargado con piedras para proporcionar munición a los iraníes (el pueblo llano) que allí se congregen dispuestos a matar a siete personas indefensas. La ropa blanca de las mujeres condenadas acabará completamente roja, teñida con su sangre. Para asegurar que hayan muerto, los soldados golpearán las cabezas de estas mujeres con una pala. A grandes rasgos, esto es una lapidación. Si quieres, puedes luchar en contra.

lunes, 9 de octubre de 2006

Hoy he hecho una entrevista de trabajo: 845 euros

netos al mes. He calculado que trabajo un par de meses y me tomo un año sabático. En fin... es lo que hay, de momentooooooo. He pasado el primer filtro y me falta el segundo, la semana próxima o así. El trabajo no es muy complicado. Nada complicado, para ser sincera. Bueno, el trabajo es para tontos, y claro, así lo pagan de bien. Aunque hay otros trabajos para lumbreras, tipo Subdirector General de lo que sea, que están mucho mejor pagados, pero estos nunca me llegan. Y existen, porque he conocido a tipos más bien hondos que se han colocado, laboralmente hablando. Ahora enviaré un curri a una amiga cuya pareja tiene un amigo que conoce a... Esta es la cadena, a grandes rasgos. Mientras el eslabón que me toque esté en su sitio cuando llegue mi A4 con foto, tengo bastante. Y así hasta lograr alcanzar los 1000 euros al mes. Guau, la bomba.

domingo, 8 de octubre de 2006

Me gustaría comentar un montón de cosas:

la muerte de Anna Politkóvskaia, la periodista rusa asesinada a tiros en el ascensor de su casa. O la larguísima pre-campaña electoral en Catalunya, donde todos van contra todos, y las huestes de CiU están en sus guaridas en prosición de preparadoslistos. Más nos vale ganar las elecciones, porque el deseo de venganza se amplifica por momentos. También, porqué no, daría mi opinión sobre la carga salvaje de los okupas en el Raval el jueves pasado, con obús casero incluido. Pero no me apetece. Tengo sueño y voy a tumbarme delante de la tele a ver lo que echen, hasta caer dormida y soñar que voy al Paseo de la Fama a limpiar mi estrella.

sábado, 7 de octubre de 2006

Bueno, yatá

Mi blog y yo hemos emigrado hacia una tierra mejor llamada Blogger Beta. Me ha costado un post, el último que había introducido avisando del cambio, pero no importa, tampoco postulaba para el Nadal con él. De momento le he cambiado un poco el aspecto; me resulta más fácil añadir contenido extra, como el de la columna de la derecha, y puedo añadir palabras clave a cada entrada, que siempre te queda el blog más ordenado, más curioso.
Mañana me toca boda. Anna se casa con su novio y Xavi y Jordi me pasarán a buscar sobre las 11. Me da un poco de pereza, no por ella, pero sí por aquello de vestirme, maquillarme, ir con medias y cumplir con el resto del ritual. Bueno, a mediodía nos darán gambas, o algo por el estilo, y quizá eso compense.
Será mi primera boda sin fumar. Espero tener suficiente pan cerca para hacer bolitas con la miga; será de mala educación, pero calma los nervios.

jueves, 5 de octubre de 2006

Si yo fuese otra, hubiera muerto de un infarto

esta tarde en comisaría. Tras dos horas de espera, me atiende un policía bonachón y un poco harto de turistas desplumados, encantado de compatir idioma con una víctima. Me toma los datos y cuando llegamos a "propietario del vehículo" le doy el nombre de mi santa madre. Lo teclea, mira fijamente la pantalla, ídem conmigo y me pide "nombre de su abuelo, por favor". Perpleja pero sin mover un músculo de la cara se lo doy, lo teclea y dos segundos después suelta, aliviado: "ah, no". "¿Ah, no, qué?" inquiero; "es que la propietaria constaba en búsqueda y captura". En ese momento he hecho un fastforward de mis 43 años, por si recordaba en qué momento mi dulce y octogenaria madre había asaltado Fort Knoxx (y dónde podía haber escondido los lingotes), pero sin perder la sonrisa por aquello de hacer pandilla con el poli; nunca se sabe si he de salirle fiadora a mi madre, que todo el mundo tiene un pasado, y más con 83 añazos.
Cuando he llegado a casa he corrido a contárselo a Ma Baker, que riendo me ha explicado que comparte nombre y dos apellidos con una prófuga de la justicia. Se enteró hace años, al denunciar que le habían robado el monedero. Me inquieta pensar que mi madre guarde para sí secretos que puedan tener influencia en mi futuro. De la misma forma que un día me confesó que solía remolonear (a sus 70 y pico) junto a los furgones blindados que llevan o retiran dinero de los bancos, "por si un día se les cae una saca mientras cargan", para pillarla y salir corriendo ¿quién me dice que su mente criminal no sigue maquinando durante la telenovela, mientras finje que dormita aferrada al mando a distancia? Señor, menuda reencarnación llevo.

¿Pero qué es ésto? ¿Un maldito complot?

¿Donde venden las tarjetas de transporte público? ¡Pues en los estancos! Bueno, y en las taquillas del metro, pero me pilla a tres travesías y es un coñazo, ¡y tampoco me acordaba, hombre ya! Pues nada, he entrado en la expenduría de turno, me he insertado entre un señor que ha comprado una cajita de Farias y una mujerota que ha pedido un Malboro light. ¡Coño! ¡ya que fumas, fuma del todo y no la mierda del light, hostia. Oh, me ponen negra estas y esto fumadores. Pues que sepan que el cáncer te da igual con o sin light. ¿Pues no se quería colar, la muy desgraciada? Nunca sabrá lo cerca que hoy ha estado de la muerte.

Joder, que me llega a pillar el robo con trabajo, y esta tarde estoy encargando una moto nueva. Y encima, cada vez que veo la bici en el recibidor, espléndida, le daría siete patadas. Parece que se ría y todo.

Así se muera el hijo de puta que me ha robado la moto

Así tenga un ataque de diarrea durante un concierto en el Forum.
Así le pierdan la maleta en el aeropuerto durante el resto de su vida.
Así le quiten todos los puntos del carné y le suspendan la Selectividad.
Así se trague un paraguas y se le abra en el estómago.
Así reciba 500 mensajes de spam diarios en su correo.
Así su móvil se le conecte a internet automáticamente y se de cuenta cinco horas después.
Así le operen de fimosis y el cirujano estornude en el momento crítico.
¡Hiiiiiijoooooo de puuuuuuutaaaaaaaaaaa!

Me han robado la moto

Era una Scoppy roja, astrosa y llena de cicatrices, que funcionaba estupendamente bien. Anoche la dejé aparcada delante de casa, como siempre. Esta noche, como llovía, me moví en taxi, y la verdad, no me di cuenta de si estaba o no. Acabo de llegar a casa y voló para siempre. Incluso he dado una vuelta a la manzana por si me había vuelto loca, o por si llegaba el milagro y aparecía en algún rincón extraño. Pero no. Mañana iré a denunciar el robo. Espero que esta vez los Mozos de Escuadra no me tomen por la criminal, como solía hacer la Nacional con cualquiera que entraba en una comisaría.
Hay dos cosas chungas en esta historia; una: que no puedo comprarme otra de momento. Dos: que hace un par de días soñé que me robaban la moto. En el sueño la había aparcado en un barrio chungo, iba a buscarla y sólo encontraba el manillar y la rueda delantera atados a una farola.
Mi pobre moto. Sólo han podido robarla para llevarse piezas, porque hay cincuenta motos mejores aparcadas en la misma cera. Espero que quien la monte o aproveche piezas de mi moto sufra un accidente que le deje tetrapléjico un mínimo de treinta años. Y que ni su familia ni sus amigos le ayude a librarse de esa condena. Hijo de puta.

miércoles, 4 de octubre de 2006

Pintura de techo para zona de fumadores

Me lo ha enviado Roser.
Me encanta su vena gore,
se parece tanto a la mía...

No voy a volver a fumar (de momento)

porque decir que nunca más lo haré sería estúpido. Pero muchas gracias por los ánimos (sois una monada). No pasa nada que no lleve sucediendo desde hace un año y pico: las ganas de fumar no han desaparecido ni un minuto. Se han dado casos de personas que dejan de fumar y no tienen mono ni nada (que en ese caso, lo justo es que se queden sin puntos en el carné, o que la resistencia de la lavadora se les llene de cal todas las semanas) pero lo normal es el via crucis que llevo contando en este blog desde hace 16 meses entre bromas y veras, que por otra parte es su razón de ser.
La semana pasada fui de público a un programa de televisión que se graba en falso directo, y cuyo invitado era Lluís Homar, en promoción por La distancia. Ya fuera de cámara, no recuerdo el motivo, le contó a la presentadora que hacía ocho años que había dejado el tabaco, pero que en ese momento, al terminar la entrevista, se fumaría un cigarrillo. Instantáneamente le declaré mi héroe, y así sigue a fecha de hoy. Yo le entiendo perfectamente. Y él me entendería a mí, estoy segura. Aupa Lluís.

lunes, 2 de octubre de 2006

Que ganitaaaas tengoooo de fumaaaaaaar

y llevo así tres semanitas. Mardito el dia que dije "basta". Pero como lo dije, me aguanto. Ademas, ahora que no fumo, viendo lo chungo que lo tienen los que fuman (públicamente I mean), acabaría pegándome con todo el mundo. Hala, ajoyagua. Voy a por un zumo o algo.

(Hoy hace un año y cuatro meses. Me he acordado ahora. Pues qué bien.)

domingo, 1 de octubre de 2006

Recuerdo la primera vez que voté. Tenía 19 años

y desde entonces, un 28 de octubre de 1982, he votado socialista en todos los comicios, estatales, autonómicos y municipales, casi siempre convencida, alguna vez ayudada por la fe. Recuerdo que viví aquella jornada con energía y con el sentimiento de que nos estábamos jugando algo importante en el futuro. ¿El qué? Ni idea, confiaba en mi instinto. Entonces, aunque me interesaba la organización social, no tenía referentes políticos. Tampoco en mi casa se hablaba demasiado del asunto. Mi padre nos explicaba que durante la Guerra Civil fue fiel a la República luchando con las Brigadas Internacionales, que los facinerosos eran los militares que se levantaron contra el gobierno legalmente constituido y poca cosa más. Entre lo poco que nos explicaba también recuerdo su insistencia en lo importante que era votar. Decía que en España había muerto mucha gente por defender ese derecho y debíamos corresponder a su valor, porque no teníamos ni idea de lo que cuesta recuperar la libertad. Era un padre desastroso, pero un excelente orador. Hace 24 años, mientras trabajaba en el taller, mi padre me preguntó a quién iba a votar y respondí que al PSOE; me pidió que lo razonase y respondí "porqué este país necesita una revolución". "¿La revolución?", mi padre me miró, sonriendo de oreja a oreja, y siguió trabajando. Recuerdo que mantuvo la sonrisa durante un rato largo.
Hoy domingo, 1 de octubre, celebramos que hace 75 años las españolas tenemos derecho a votar.