Páginas

miércoles, 31 de enero de 2007

El viernes pasado, mi amiga Kooki tuvo la mala

pata de que un ladrón se cruzase en su camino. Whisky en ristre para superar el susto y la mala leche, envió a los amigos un mensaje en busca de consuelo. No pude parar de reír mientras leía y hoy me ha dado permiso para colgarlo aquí, como prueba de que las cosas que nos pasan se pueden tomar de dos maneras. A mi, personalmente, me gusta la de Kooki.

Viernes, 26 de enero

Hola amigas y amigos del alma,

Hoy me han robado el bolso. Tirón de moto. Me cago en todo.... y casi en todos. Hay que joderse. Casi hubiese preferido una violación light ¿las hay? porque, como sabéis, siempre llevo un preservativo por si las flies (que son las moscas inglesas), aunque, eso si, seguramente caducado por falta de uso. No por ganas, por cierto.
Y os preguntareis, ¿tanto jode? Pues si, un huevo y no precisamente por la pasta ya que al estar en la cuesta de enero solo llevaba 6 míseros héroes (léase euros) en mi hambrienta cartera. Y eso es lo de menos. ¿Os cuento lo que me han robado? Lo voy a enumerar porque no tiene desperdicio:

(Bueno, que sepáis que me estoy tomando un wiky para aliviar mis penas) voy pallá:

1- Bolso negro de la muerte tipo Hermes comprado en Roma, envidiado por muchas de vosotras (pido uno prestado porfa ¡ya!) y lleno de flostricks de los que me gusta llevar. Incluía una Super Kitty de color de rosa venida de Hamburgo para mi para ese fin.

2- Cartera de la muerte de color de rosa, de ese color que me gusta tanto, regalo de mi cuñada, que nunca volveré a encontrar ni tener. Llevaba fotos de todos mis seres queridos, medallita de Lurdes (sin o como es de rigor), mini rosario de plata de los que prote. Bueno, no se si prote... o no: estampita de mi amiga Marilen, que esa se supone que si prote, .aunque ya no se si prote... o no. Ojito turco de la bona sort, corazoncito de no sé que piedra que se suponía que yo podía ser mala, malísima y no pasaba nada, ya ves. Y por fin una reliquia del manto de Santa nosequién de Vedruna, que también debía estar caducado porque de nada ha servido.

3- Bolsita de maquillaje de la muerte, de color azul marino, que me regalo mi sobrino Iñigo, llena de esas cosillas que llevamos todas aunque no utilicemos (que si lápiz de labios, que si perfume, que si espejito, que si peine/cepillito, que si pastillas varias, kleenex, hilo dental, ese único preservativo caducado, bolígrafo Parker mini, goma de pelo, pinza de pelo, horquilla de pelo (no se para que tanto si casi no tengo pelo), y demás cosas hipernecesarias por si de cas...)

4-Todos, y digo todos, mis documentos importantes para mi vida cotidiana que demuestran que soy persona grata y de molt bona fe e incluso los de mi mami, que también los llevo. Pobrecilla. Ahora a la foto, a la puta cola y a renovar.

5- ¡Importante! ¡Todas mis gafas! Sin ellas no veo un pijo; de sol, de menos sol, de no sol y todas graduadas.

6- Mi joya de teléfono móvil, heredado de mi amiga Cuca , que es buena gente y se apiadó de mi al ver el zapato de teléfono que llevaba con todas mis músicas favoritas y mi aviso de mensajito de la muerte, que me puso mi sobrina Carlota. ¡Ay! Qué pena tan grande. Qué me gustaba lo de "hazme casito que soy un mensajito" o lo de "esta sonando, esta sonando mi teléfono". Y por supuesto con toda mi agenda de teléfonos que no tengo escrita by hand en ningún sitio, ni siquiera en una carpeta del ordenador porque como he sido mala y no he ido a clase (que pensaba decirle a Amparo que me instruyese pero no lo he fet) pues ahora tengo que pagar las consecuencias.

Creo que voy por el numero 7. No toi tan bodacha todavía. Pues eso, una bolsa de rosquillas de riquísimas de la muerte que me ha traído hoy mi amiga Pilar, que siempre se acuerda de mi cuando va al mercado.

8- Unos CDS y DVS que me ha traído hoy mi amiga Cristina, que me debía de cosas que le he grabado. En fin, se los hubiese perdonado pero al fin, también robados.

9- Tarjeta de bus casi llena, hay que joderse.

10- Tarjeta de teléfono (que llevo siempre, porque nunca se sabe si habrá que llamar desde una cabina.)

11- Cenicero de bolso de la muerte que me regalo mi amiga Cari del Ayuntamiento de Barcelona. ¿Y ahora que? A tirar las colillas al suelo otra vez.

12- Abanico de la muerte, fundamental para los sofocos imprevisibles, dada la edad.

13- Las llaves de mi casa. Menos mal que mi hermana Piwi tenía un juego en su casa porque si no es así, hubiese pasado la nuit en la pute rue y con el frío que rasca... Suerte que no llevaba mi super flostrick de la muerte de llavero que me hizo mi cuñada y amiga Luly con el resto de mis llaves. Y digo suerte porque el que tengo, me costo como 2 ó 3 años conseguirlo. Qué paciencia hay que tener...

En fin... como veréis necesito mucho consuelo, apoyo, amor, besos y caracolitos que espero recibir a partir de ya mismo. He rescatado mi antiguo zapato-móvil al que le ha costado ponerse en marcha un montón pero al que podéis llamarme hasta que pueda recuperar mi numero de siempre. Que sepáis que os quiero mucho a todas y que aceptare todo consuelo y apoyo que queráis entregarme. Muchos besitos de una amiga indefensa, sufridora, y, que aunque un poco bodachita, no podía irse a noní con esta penita tan grande encima. k*****


Hoy, cinco días más tarde, ha llegado este nuevo mensaje de K

Hola queridas amigas/amigos del alma,

Ante todo, gracias por vuestro consuelo y apoyo. Sois todas y todos estupendos, por eso y por muchísimas otras cosas os quiero tanto. El cielo es misericordioso. Lo es.
Anteayer recibí una llamada de los mossos comunicándome que tenían una cartera con mi documentación. ¡Albricias! Ole, ole, qué contenta me puse. Pues veréis, fui a recoger mi cartera (por desgracia solo la cartera) y no os lo vais a creer, ¡los cabrones de los cacos rezan! Como lo oís. Solo he recuperado parte de mis flostricks/amuletos de protección. Se quedaron con mi mini rosario de plata, mi medallita de Lurdes y la estampita de mi amiga Marilen. Pero, no deben ser tan devotos como yo porque me han devuelto la reliquia de Santa Joaquina de Vedruna (el día que me robaron no me acordaba de qué santa era, no volverá a pasar, perdón Santa Joaquina), el corazón de no sé qué piedra con el que podré seguir siendo mala, malísima y el ojito turco de la buena suerte. Y, por supuesto, estoy contentísima de haber recuperado mi cartera de la muerte de color rosa que como os dije, me regaló mi cuñada Rosa.

También deciros que dentro de la cartera estaban mi DNI, carnet de conducir, DNI de mi mami y las tarjetas médicas. Eso sí, se quedaron con las tarjetas del caprabo y supersol. ¡Se ve que los cabrones también comen, los condenados!
Y, curiosamente, me dejaron 15 céntimos de héroe. Creo que les debí dar pena por la cuantiosa fortuna que llevaba en mi hambrienta cartera. Ellos dejan una limosnilla y todo perdonado. No, si al final, aun van a ir al cielo.
Así son las cosas. Quería compartir toda esta dicha con vosotras y vosotros y a ver si lo celebramos pronto con algún que otro wikicito, que eso siempre anima mucho.

Gracias otra vez y os mando un besote con caracolíto muy, muy fuerte. Hasta pronto, se despide una servidora,

K*

lunes, 29 de enero de 2007

En septiembre, Xavi y yo nos fuimos a pasear


por Barcelona como dos turistas, algo que recomiendo que haga cualquiera en su propia ciudad. Es lo más parecido a desdoblarse sin tomar ácidos ni padecer secuelas de electroshock. Nos subimos a un bus turístico y me dediqué a disparar fotos. Las he colgado en la red para que puedas verlas, si quieres.

jueves, 25 de enero de 2007

Hoy me he puesto a rebuscar por el ciber y he

encontrado enlazada en dos blocs que no conocía. Uno es el Diario de una extraterrestre, y la verdad, su planeta y el mío tienen algunos puntos en común. El otro es El Blog más Issimo, que se me ha hecho corto. ¿Quiénes son? ¿Hacen comentarios aquí de vez en cuando? ¿Les gusto mucho? Bueno, ellas a mi sí, por tenerme en un rincón. En un bloc, estar en un rincón es bueno (acaba de salirme un grano más tonto en el hombro... ) Sus perfiles no son nada explícitos. Sé que son mujeres y ex-fumadoras, o fumadoras a ratos, o fumadoras pero de la familia de Quitómetro, porque tienen un enlace a esa web, como yo. ¿Seremos hermanas de humo? Le gusto a personas desconocidas, ¡hala! después de tanto tiempo sin gustarle demasiado a nadie. Y encima me he comprado unos zapatos estupendos para ir con falda, que ya tenía unos perooooo no. Los nuevos son mejores. Bueno, a las chicas que me enlazan, ¡un millón de gracias! Ya vuelvo con las exclamaciones. Si es que sienta bien notar que a una la tienen presente.
Odio las flores. Las pinto porque son más baratas que las modelos, y no se mueven.
Georgia O'Keeffe














lunes, 22 de enero de 2007

Mira tú por donde, ya estoy en el puesto 683. Eso

significa que me han votado 5 veces. Oye, que muchas gracias a todos los que queréis votarme pero no podéis. Y a los que me votáis y no os conozco, abrazos y todo os doy. A partir de hoy, como esto de los premios acaba en abril, hasta ese momento desconectaré de votaciones, premios y cosas por el estilo, porque de vez en cuando me meto en la web a ver cuantos votos llevo, y no. Por cierto, he descubierto un autobús que da la vuelta al mundo: sale de mi casa, llega a Colón, incluso más lejos, y me trae de regreso. No, no, no voy a hacerme entusiasta del transporte público. Sólo constato que si me gustase un poco igual hasta podría desplazarme por ahí con metro y bus. Eso sí, esta mañana dos gestiones me han costado tres horas y media. ¿Debe haber tenido ya un accidente el que me robó la moto? Humm...

viernes, 19 de enero de 2007

Acabo de colgar el enlace para los premios

20minutos. La verdad es que cuando me apunté no leí las bases -paqué- y creí que podría votarme todo el mundo amigo. Pero va a ser que no. Parece que el premio es un pelín endogámico y sólo podemos votarnos entre los inscritos. Y también creo que el año pasado tuvieron problemas con los votos abiertos. Bueno. Vale.

Estoy inscrita en "blogs personales", junto con 1507 más. De momento tengo 1 voto (gracias Estilo JP), lo que me sitúa en el puesto 1354 de la clasificación. Vamos, que hay 153 más desgraciados que yo :-D
En fin, estoy segura que querrías estar votándome todo el rato, pero no va a poder ser. Me largo. Tengo que estar en otro sitio a las 7. Volveré (no es una amenaza.)

A veces me hago una gracia... He añadido una etiqueta que se llama "premios", claro que también podría haber añadido otra que dijera "farfollas". Soy la bomba (me estoy riendo mientras escribo ésto. Es lo bueno de la doble personalidad, que te ves desde fuera y si te cae en suerte un reflejo como yo tienes diversión asegurada, por boba.)

jueves, 18 de enero de 2007

Lo mío no es obsesión por la lectura, sino puro

placer. Hay temporadas y temporadas, claro, pero acabé el año haciendo una excursión apresurada a una de mis librerías preferidas, de la que salí con once libros bajo el brazo. En el autobús abrí la bolsa y empecé a leer con el mismo apremio que un bulímico devora golosinas apenas logra quitarles el envoltorio. Uno de los once es "Las intermitencias de la muerte" de José Saramago, que he estrenado hoy metro va, metro viene. La primera referencia la tuve en uno de los blogs de Eva. En la librería el libro me encontró (algún día explicaré mi teoría de los libros que buscan a su lector), saltó a mis brazos y de ahí a la bolsa y a mi vida. Ahora me acompañará unos días arriba y abajo, mientras las personas que me rodean, me tosen, me estornudan, me empujan y me mueven la coleta de sitio en el metro (algún día explicaré porqué odio el transporte público) también me miran cuando, mientras leo, sonrío, levanto la mirada del libro y la dejo vagar de rostro en rostro. Casi siempre soy feliz, pero en especial cuando leo libros como éste.

martes, 16 de enero de 2007

Mariano, yo no quiero derrotar el terrorismo.

Yo deseo que mi gobierno, ahora de mi color, en un futuro seguramente del tuyo, erradique el terrorismo, que no es lo mismo. Sí quiero que mi gobierno, sea del lado que sea, haga todo lo posible por terminar con la estructura que sostiene a los terroristas con todas las herramientas que ofrece la democracia. Eso, principalmente, significa sentarse a negociar la paz por vías políticas pacíficas las veces que haga falta. Ayer, Zapatero fue al Congreso a dar explicaciones sobre el atentado en Barajas el 30 de diciembre pasado. En uno de tus turnos de réplica le espetaste que no se podía hablar de negociar la paz con los terroristas porque no había guerra. Otra vez más no estamos de acuerdo tú y yo. El antónimo de paz es todo aquello que la perturba y que impide que se asiente hasta convertirse en la única opción válida. Te recomiendo un fantástico artículo de opinión de Shirin Ebadi sobre el sentido de la paz en el siglo XXI. No tardes en leerlo porque no se cuanto tiempo durará vivo el enlace y, créeme, te interesa saber de qué estamos hablando todos los otros.

Volviendo a la idea original de este blog,

que era escupir al cyber los ataquitos de histeria "porquélodejéseñor", aquí está mi aportación del día:

Ahora fumaría.
Ahora fumaría.
Ahora fumaría, y mucho.

(Pero no lo voy a hacer.
No lo voy a hacer.
No lo voy a haceeeeeeer.)

La madre que parió a King Kong.

lunes, 8 de enero de 2007

B-Lego ¡te pillé! Me ha costado un poco, porque

no tenía ni idea de quién eras y tampoco podía enlazar contigo con tu firma. Menos mal que consulté al oráculo y me dijo "ah, es Dani". ¡Ajajá! Pues pillado y fijado en los Enlaces selectos de mi blog. Por cierto, me he paseado el tuyo, Bar Edén, de arriba a abajo y es muy sabroso. Aprovecho y hago visible una parte de tu último comentario a mi entrada sobre el Cotton Club porque aportas información muy buena sobre el poco jazz en vivo que nos queda en Barcelona. Gracias Super ;-)

B-Lego dejó dicho en "A petición del respetable":

Cada semana, creo que los miércoles, podéis escuchar a los Ivanow Jazz Group en el "Jazz Sí Club" en la calle Requesens frente al "Taller de Músics"; el garito es ínfimo en tamaño pero grande en calidad (y con mucho, mucho humo, Amparo). También está La Locomotora Negra, una auténtica big band y los decanos del swing catalán (tenéis su programa en http://www.lalocomotoranegra.com), La Vella Dixieland http://www.lavelladixieland.com/Sitio%20web/inici.html, The Hot Swing Machine... estos son sólo unos pocos, hay más.
Cuando una de estas bandas coincide con un público que además de escuchar, baila swing, el espectáculo está garantizado.
En el ateneo "la Aliança del Poble Nou" se organizan espectáculos de este tipo varias veces al año; también ocasionalmente en la Sala Apolo.
Muy, muy, muy recomendable.
Como colofón, incluyo un vídeo de "Jazz casual", un programa de televisión yankee de los años 60. Producido por Ralph J. Gleason, por su programa pasó lo mejor del jazz del momento. Como pincelada biográfica, Gleason fue co-fundador de la Rolling Stone de papel. Ahí es ná. Déjatelo puesto mientras trabajas, es una delicia.

viernes, 5 de enero de 2007

Como esta noche los Reyes Magos van a estar

muy ocupados, pasaron ayer por mi casa y me dejaron un nuevo trabajo que promete ser la bomba porque conjuga varios elementos que me gustan y, además, se trata de algo que está arrancando. Me gusta iniciar cosas, me gusta tener un trabajo con cara y ojos y me gusta que este 2007 haya empezado con buenas noticias.

jueves, 4 de enero de 2007

A petición del respetable, explicaré mi experiencia

de ayer en la función del Cotton Club en el Auditori. Por descontado, no voy a hacer una crítica musical, sólo daré mi opinión de amante del jazz. Vaya por delante que disfruté, di palmas, canté, bailé en la butaca y sonreí todo el tiempo. De todas formas, algo debió pasar porque Laura esperaba ver a decenas de personas en el escenario, tal y como muestra el programa de mano. De verdad, haciendo recuento de memoria no me salen más de dieciséis o diecisiete, así que igual la sesión del miércoles falló, por culpa del atentado de Barajas o por cualquier otra razón que ningún responsable del espectáculo explicó. Qué raro. Bueno, entro al detalle.

Punto uno.
El Auditori no es un buen lugar para recrear un club de jazz. Le sobran parqué y metros cúbicos y le falta humo, alcohol, y sudor de lo bailado. El reducido elenco se esforzaba en crear un ambiente canalla y cálido, pero como que no. Las cantantes y los bailarines simulaban ser público que bebe (sidra El Gaitero y Font Vella, palabra de butaca de anfiteatro en primerísima fila sobre el escenario), se reta por un quítame allá ese hombre o esa mujer, y deambula por un espacio enorme . Resultaba gracioso ver a dos mujeronas, una a cada lado del escenario, lanzándose improperios porque una baila con el hombre de la otra. A esa distancia, la lagarta que quiere ligar con tu chico ha tenido tiempo de quedarse embarazada de él antes de que le llegue tu insulto. En fin. queda claro que el espacio es totalmente inadecuado. Hubiera sido mejor una sala de pequeño formato.


Punto dos.
El repertorio fue demasiado fácil. Tanto que fui capaz de seguir todas las canciones con estribillo incluido. Si algo me gusta del jazz, más allá de que me remueva por dentro, es dejarme llevar por sensaciones nuevas, cerrar los ojos y seguir el ritmo con la cabeza, con la nariz.

Punto tres. El público vivía sin vivir en él. Para empezar, la relación entre escenario y público era casi inexistente. El maestro de ceremonias trataba de enrolar al público, incluso soltaba algunas palabras en castellano bastante graciosas, pero había demasiada distancia, tanto por el idioma (chistes en inglés de Harlem) como por los metros que separaban a unos de otros. En Barcelona vamos flojos en inglés-inglés, digamos que es una ciudad en eterno intermediate. También es cierto que yo iba a ver a los del Cotton Club, al contrario de otros muchos que no pueden evitar ir al Auditori. Una mujer sentada en la fila de atrás me llamó la atención porque no la dejaba ver. Me disculpé mucho por estar siempre abocada en la baranda del anfiteatro, bailando y dando palmas, aunque no pude evitar pensar que mi actitud era la normal. Claro, la pobre iba al teatro y estaba desasosegada con lo que se encontró. Encima, en el saludo final, los músicos salen con sus instrumentos de viento, dispuestos al bis. Pues ¡el público les dejó ir sin más! Gracias chicos de Harlem, hemos disfrutado mucho, hala, nos vamos a casa que mañana madrugamos. ¡Pa estrangularlos a tos!

Anyway, como he dicho al inicio de esta entrada, disfruté mucho al dejarme llevar, una de las esencias del jazz. Ahora me he quedado con ganas de volver a los tugurios de jazz que habían en Barcelona, aunque creo que han desaparecido casi todos, y también de pillar un vueling y regresar a NYC para dar una vuelta, tomar sushi en cualquier garito del Down Town y sumergirme en bourbon bar a bar, escuchando buena música. Todo eso sin fumar. Será un Nueva York diferente.

miércoles, 3 de enero de 2007

Esta cosa fantástica con cara de inocente cumple

hoy 12 añazos. También cumplen años hoy Rafa y Miguel (más de doce cada uno. ¡Felicidades chatos!) pero no tengo sus fotos para ponerlas. Y me dirás ¿por qué siempre muestras a tu perra tumbada? Pues porque es imposible hacerle una foto en movimiento, por hiperactiva y por pesada. Ah, y porque no se más, que también cuenta. A ver si un día la grabo agitándose, que es su estado natural, y la subo a YouTube. Cosas peores he visto. Por cierto, Indiana nació el mismo día que Marion Davies, la actriz que -cuenta la leyenda- inspiró la clave del gran inicio de Ciudadano Kane. Corto y cierro, que me voy a disfrutar del Cotton Club en el Auditori. Laurita me ha invitado y me espera a las 8 en la puerta.

martes, 2 de enero de 2007

Pues que me he plantado en los 19 meses sin

fumar (yo directamente) sin apenas darme cuenta, al mismo ritmo que envejezco podría precisar. Dudu, que es un sol, me envió ayer un mensaje felicitándome por el año y medio. Gracias mil pero no. De año y medio nada de nada. Año y siete meses. Rafa me me pregunta en la entrada anterior que si mis propósitos incluyen seguir sin fumar. Bueno, no sé. Mejor sigo sin proponérmelo, simplemente peleando día a día contra las ganas, que tampoco me ha ido mal. Ah, por cierto, hoy he esnifado rapé, que es la cosa más tonta que se puede esnifar habiendo lo que hay por ahí, pero bueno... Era rapé mentolado, que viene a ser como chutarte por la nariz un aftereight rallado y después te pasas un rato preguntándote quién a tu alrededor lleva vicksvaporup. Me lo ha pasado Dr. Pecé (el del NT1 que tira a Groucho) que está dejando de fumar, el pobre, y se ve que quiere engancharse a otra cosa, aunque no lo creo porque el rapé está asqueroso. O a mi me lo parece. Bueno, también es verdad que me he dejado media dosis fuera de la nariz, hasta incluso un poco en el jersey. Señor, con lo que yo había sido. Cuando me acuerdo hasta se me quitan las ganas de añadir puntos suspensivos. Mejor terminar cuanto antes.