Páginas

lunes, 29 de octubre de 2007

Mi bloc no se ve en China, y es una pena porque

nadie mejor que los chinos para entender algunas de las cosas que escribo. En fin, la cosa es que he rebasado las once mil visitas desde que me puse a contarlas, hace más o menos un año. Si las comparo con las visitas de otras páginas, son pura anécdota, pero no para mi cuando pienso que este bloc lo empecé para escupir el veneno del mono, sin ninguna intención de que me leyese nadie fuera de mi círculo de amigos.

De las once mil y pico de visitas, ocho mil deben ser mías, ya cuento con ello, pero ¿y las otras tres mil, qué? Se que Jordi, iniciado en mi bloc por Xavi, me lee porque de pronto tengo una visita desde Hawai o desde cualquier otro punto remoto del mundo. Y también sé que Rafa me sigue en diferido y cuando nos encontramos podemos dedicarnos al whisky porque no hace falta que le ponga al día. Y es una gran suerte que el grupo de amigas hurañas nos podamos leer las unas a las otras sin necesidad de encontrarnos en el mundo físico. Todo eso lo tengo claro. Lo que me sorprende son las otras visitas, las que vienen de la otra parte del mundo, o del otro lado de mi calle, tanto da la distancia, de personas desconocidas que en algún momento han caído en mi bloc y se han quedado un rato, y algunas hasta me han reseseado. Bueno, muchas gracias a todas y a todos los que pasáis por aquí, excepto a los trolls, que alguno ha habido aunque por fortuna ha sido neutralizad@.


MI BLOC EN CHINA

domingo, 28 de octubre de 2007

El jueves, de madrugada, Luis murió. Siendo una

muerte esperada, nos pilló por sorpresa. Al regresar del hospital, su mujer y su hija, antes de entrar en su piso, vinieron a casa a darnos la noticia. Entonces me enteré que su vida, desde febrero, había sido una propina. La medicina le desahució apenas empezado el año, la misma medicina que hace 20 años le destrozó la médula cuando probaron con él un nuevo medicamento para controlar la epilepsia que sufría.

Luis era un hombre bueno. Fue un buen amigo, siempre pendiente por si podía echar una mano, pero sin atosigar, sin invadir. Más allá de su enfermedad, ha tenido una buena vida y tuvo una buena muerte, junto a las dos mujeres de su vida. Hoy, en el funeral, mientras el sacerdote de oficio recordaba su bondad para con la familia, los amigos, los vecinos, un mar de cabezas abatidas asentían en silencio, la mía entre ellas.

Te voy a echar de menos.

martes, 23 de octubre de 2007

Este mediodia he visto en el telediario como un bestia

golpeaba con puños y patadas a una adolescente en un vagón de metro casi vacío. Si has estado un poco pendiente de las noticias seguro que sabes de qué va, incluidas las declaraciones de algunos colegas del bruto diciendo que no es mal chaval y que nunca había hecho algo así. El cafre golpea y humilla a la cría porque iba borracho y porque "se le fue la olla" (sic).

Aunque estas situaciones pasan más a menudo de lo que parece, me ha dejado pensando la actitud del otro pasajero del vagón. Un hombre joven, sentado apenas a una fila de butacas de donde estaba teniendo lugar la agresión, con los auriculares puestos, impasible ante la brutalidad que estaba sucediendo a su lado. Me pongo en su lugar y soy incapaz de asegurar, con honestidad, si yo hubiera reaccionado de forma diferente. Esta duda me produce casi más desazón que las manifestaciones de brutalidad desatada, como ésta, o la inoperancia, otra vez, de la maquinaria judicial.



convocatoria sos

martes, 16 de octubre de 2007

Josep LLuis, me gustaría que cuando viajas

a España, como te gusta decir, y defiendes tu idea de una Cataluña independiente, dejaras claro que la independencia es una opción para quienes en Catalunya votan a tu partido, ERC, y quienes votan a CiU, pero no para el resto.
Esta noche, en "Tengo una pregunta para usted" (TVE), tras responder a unas cuantas preguntas incómodas, sobre todo la de una vallisoletana áspera y cerril que ha rematado su intervención diciendo que no tenía ningún interés en aprender catalán (disculpa, pero se la veía venir a una hora lejos) has aprovechado para lanzar tu discurso político: en Catalunya hay cada vez más gente que no se siente cómoda con España por actitudes como la de ella y crece el independentismo.
Soy demócrata, como tú, pero me molesta enormemente que siendo ERC una formación minoritaria en votos, aunque forme parte del Gobierno de Cataluña, insistas en hablar en mi nombre. No, Josep LLuis, las y los catalanes no queremos mayoritariamente la independencia de Cataluña porque personas como la mujer áspera nos maltraten de palabra, Mi abuelo materno también era de Valladolid, y en cambio era un hombre inteligente, perspicaz, abierto a la pluralidad, ávido de conocer otras culturas. Y afirmo que la mayoría de los que vivimos en Catalunya no buscamos la independencia porque esa mayoría votó PSC, no ERC, donde sí es uno de vuestros principales objetivos políticos.

Desgraciadamente eres el vicepresidente del gobierno catalán. No me importaría que fuera así si te comportaras como tal, pero siempre antepones tu rol de presidente de ERC cuando deberías tener claro que primero te debes a Cataluña, o lo que es lo mismo, a todas y todos los catalanes, sea cual sea su opción política.
TVE ha invitado esta vez a los presidentes de IU, CiU y ERC. A lo mejor, lo correcto sería haber rechazado la invitación. Cualquiera que se dedique a la política, en tu situación, sabría que hay que escoger entre ejercer la vicepresidencia de Cataluña o la de su partido. Mientras no seas capaz de hacerlo, prefiero que no vuelvas a incluirme en esa masa creciente de catalanes que optan por la independencia al resentirse por la actitud de España. Mi España abarca más allá que una señora áspera, o un joven castellano-leonés que no entiende la pluralidad cultural si no es bajo la supremacía del "español" (castellano), sospechosamente parecidos a algunos catalanes, solo que en dirección contraria.

lunes, 8 de octubre de 2007

Soy una campeona. Como todos los lunes de octubre,

hoy me tocaba ir a Cornellà por la tarde. He recordado que me hacía la A2 de noche y con una Vespa, universidad-casa, casa-universidad. Y también he recordado que los domingos, con la misma Vespa, me iba a Castelldefels ha hacer un programa de radio. Así que me he armado de valor y he ido con la moto hasta Cornellà. Han sido 15 kilómetros de ida y 15 de vuelta, como una reina, pasando por Esplugues (ya, Xavi, ya, que está a la vuelta de la esquina. Cuando tienes razón, tienes razón.)

Cosas importantes:
- En el trayecto hay unas cinco gasolineras. (A mi me tranquiliza tener cerca combustible).
- Después de practicar nueve rotondas, les he perdido el miedo, que no el respeto.
- He tardado veinte minutos de Barcelona a Cornellà.
- He tardado cuarenta y cinco minutos en llegar desde la última rotonda, a cien metros del objetivo, hasta el objetivo. A cambio he conocido parajes de belleza sin igual, un puente en obras, la zona de polígonos, el Eroski por delante y por detrás y un letrero que ponía "casi bienvenida a Sant Boi", y todo porque la calle de acceso al objetivo es contra-dirección.
- El trazado de las calles de Cornellà los ha realizado una mente enferma y cruel.
- En Cornellà hay cuatro iglesias con paredes de ladrillo visto. O hay una y la he recorrido por todos sus ángulos.
- Los policías de Cornellà no sospechan que soy un desastre en orientación pero sí creen que soy sorda (o he pillado al poli Silvester Testosterona... )
- Llegar a Esplugues me parece un paseillo.

Sigo buscando moto club para hacer carretera acompañada. Hasta que lo encuentre, iré practicando por el Baix Llobregat, que queda recogido.
Oe, oe, oe, oe. Amparo ha salido de Barcelona. Todo un avance para una amaxofóbica.

domingo, 7 de octubre de 2007

Tras una tarde de domingo bastante agradable, he

llegado a casa, he preparado algo de cena y me he sentado a dar cuenta de ella frente al televisor, la tradición es la tradición. En un telediario, creo que el de A3, escucho que Rajoy tampoco está de acuerdo con la detención de los batasunos, que se tenía que haber hecho antes, dice. Hasta aquí, todo normal, en su línea. Y entonces, cuando he levantado la mirada para echar un vistazo a la pantalla, cosas de la inercia, choco frontalmente con la imagen de Mariano junto a un cartel azul gigante que en letras blancas pone "Rajoy (super grande), presidente (bastante grande también.) Qué susto. Por un momento he pensado que en vez de pasar una tarde fuera se me había ido la mano y ya era marzo. Menos mal que entre mi madre y mi perra me han devuelto al espacio-tiempo correcto.
Mi pregunta es ¿no existe una regulación o una ley o un algo que dice que no se puede difundir propaganda electoral hasta que llega el momento de la campaña? ¿La letra pequeña de dicha regulación pone que sirve para todos excepto para el pepé?

jueves, 4 de octubre de 2007

Hoy he dado una charla a ciento veinte mujeres. No es la


primera vez que tengo tanto público delante. Por encima de cien es la segunda. La otra fue en Puigcerdà, en el teatro del pueblo, un monólogo a calzón quitado lanzado desde un escenario enorme. Tuve éxito. A la mierda la modestia que con ella no se come.
Cerca del centenar, alguna que otra vez en Llantiol, un café teatro de Barcelona, en noches de estreno. Lo normal era tener entre veinte y cincuenta personas en la sala, la mayoría muerta de risa.
Hoy he vuelto a tener éxito, esta vez dando una charla sobre una historia de mi trabajo. Siempre me sorprende que el público me haga caso.

Al terminar nos esperaba un pica-pica. Mi intención era tomar una copa de cava y cada vez que avanzaba hacia una de las mesas me pillaba una mujer por banda y, claro, venga a seguir explicando cosas.
Al cabo de tres o cuatro mujeres he logrado apalancarme cerca de una bandeja de hojaldres dulces. He pillado uno y antes de relamerme, una rubia bulldog ha venido y me ha arrebatado la bandeja, "porque tiene que haber para todas, ¡a ver!". Consciente de que estaba en misión especial he ahogado un "¡bruja, más que bruja!" que pugnaba por salir de mi gaznate. Menos mal que una de mis fans ha aprovechado un descuido de la bulldog para pillar de nuevo la bandeja y ponérmela a tiro. "Come, mujer, come, que te vas a quedar sin". Les gusta tanto como hablo que hasta me ven delgada. Qué monas.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Recordando a los cinco millones de personas que

firmaron la petición “Suspensión 2000” presentada por la Comunidad de Sant’Egidio y Amnistía Internacional, quiero renovar el llamamiento en favor de una suspensión mundial de las ejecuciones y de la erradicación de la pena capital, en la creencia de que la pena de muerte:

Viola el derecho a la vida reconocido internacionalmente.
Constituye la forma más extrema de castigo cruel, inhumano y degradante.
Comporta el peligro constante de incurrir en el error irreversible de ejecutar a una persona inocente.
No contribuye a prevenir la delincuencia.
Deshumaniza a las sociedades que emplean el homic
idio judicial sancionado por el Estado.

Acojo con satisfacción los grandes avances realizados en la erradicación de la pena de muerte a escala mundial y soy consciente de que 133 países han abolido ya la pena capital en la ley o en la práctica.

Invito a todos los gobiernos a que trabajen en favor de un mundo sin ejecuciones para contribuir al enaltecimiento de la dignidad humana y al desarrollo progresivo de los derechos humanos. Pido a los Estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas que voten de forma abrumadora en favor de una suspensión mundial de las ejecuciones.

Lo de arriba es un mensaje que he firmado y que Amnistía Internacional enviará en mi nombre a los Estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El miércoles que viene en Nueva York, durante el 62º periodo de sesiones de la Asamblea, se va a presentar una resolución en favor de la suspensión mundial de las ejecuciones como paso previo a la abolición de la pena de muerte. Si encima logra un apoyo mayoritario será la bomba y estaríamos cada vez más cerca del objetivo: un mundo sin pena de muerte.

Para sumarte entra aquí.

Me gusta lo de "Invito a todos los gobiernos...". Me da un interesante toque Yoda.

martes, 2 de octubre de 2007

Veintiocho meses ya

sin éste al lado. A estas alturas, en realidad me da un poco lo mismo, aunque siga hablando de tabaco, o de su ausencia, y cada vez me moleste más el humo en la cara. Acudir a la cita cada día 2 es una excusa para ponerme y escribir algo.
¿Es necesario que escriba? En absoluto, pero es lo más parecido a una rutina personal que alguien como yo puede mantener.

Me gustaba más este mundo cuando te morías de cáncer en la más profunda ignorancia. Ahora, para ignorar cualquier cosa hay que hacer un esfuerzo. Puaj.
Les echo de menos. Quizá lo que echo de menos es mi vida veintiocho meses atrás. No, bien pensado no debe ser eso.