Páginas

domingo, 7 de octubre de 2007

Tras una tarde de domingo bastante agradable, he

llegado a casa, he preparado algo de cena y me he sentado a dar cuenta de ella frente al televisor, la tradición es la tradición. En un telediario, creo que el de A3, escucho que Rajoy tampoco está de acuerdo con la detención de los batasunos, que se tenía que haber hecho antes, dice. Hasta aquí, todo normal, en su línea. Y entonces, cuando he levantado la mirada para echar un vistazo a la pantalla, cosas de la inercia, choco frontalmente con la imagen de Mariano junto a un cartel azul gigante que en letras blancas pone "Rajoy (super grande), presidente (bastante grande también.) Qué susto. Por un momento he pensado que en vez de pasar una tarde fuera se me había ido la mano y ya era marzo. Menos mal que entre mi madre y mi perra me han devuelto al espacio-tiempo correcto.
Mi pregunta es ¿no existe una regulación o una ley o un algo que dice que no se puede difundir propaganda electoral hasta que llega el momento de la campaña? ¿La letra pequeña de dicha regulación pone que sirve para todos excepto para el pepé?

2 comentarios:

Bruguers dijo...

És fastigós. Tanta campanya electoral abans d'hora fa aburrir fins i tot als que agrada la política. El PP ha començat amb el que expliques però la resta de partits no trigaran gaire i per la propera primavera tots fins el gorro i l'abstenció campiona.

Amparo dijo...

Totalment d'acord. I si ens avorreix a nosaltres, imagina't a la resta del país :-((