Páginas

jueves, 6 de septiembre de 2007

Esta tarde casi arrugo a un ciclista. Sí, ya lo se,

las cosas no deben dejarse a medias, pero como el altercado ha sido a la puerta de un sitio donde iba a hacer un recado, he terminado dejándole escapar.

El merluzo iba pegado (literalmente) a mi moto y ha intentado rebasarme por la derecha (en subida, que también hay que ser idiota como ciclista) justo cuando yo iba a girar a mi derecha para subir a la cera y aparcar la moto.

Me ha gritado al oído "¡cuidado!" y yo, a la vez que clavaba la moto, le he soltado unos cuantos improperios (es la mejor forma de que pase un susto) mezclados con recomendaciones de lectura del código de circulación.

El imbécil se ha ofendido (pero no se porque; si es imbécil, es imbécil ¿no?), ha frenado, ha pasado de los coches de la calle y ha venido a por mi. Y yo he erguido mi metro cincuenta y tres de mala leche (que ando estos días algo tensita) y le he respondido en consonancia, aunque sin quitarme el casco, por si las moscas. Bajita y contestataria, sí, pero precavida.


Ha sido precioso. Todo un espectáculo de luz y sonido en medio de la calle que he terminado diciéndole "y apártate que tengo que aparcar". Creo que no me ha clavado el manillar porque era imbécil, pero por su mirada sospecho que ganas tenía. Su bici y él han dado media vuelta y ha desaparecido entre el tráfico.

Hay que se muy tonto para ir en bici creyéndose invulnerable, si reflectores, sin casco, sin timbre, sin nada y pasándose el código de circulación por el sillín. Hala, soy Dios, que he bajado a la Tierra a hacer ejercicio. No te preocupes si hago el imbécil y me arrollas, como soy Dios no me pasa nada.


Faltan 9 días para que la Guardia Urbana de Barcelona empiece a sancionar a los ciclistas que se saltan todas las normas a la torera. ¡Tengo unas ganas de que les cuezan a multas!

5 comentarios:

Eva dijo...

Pues yo que soy ahora conductora novel, creo que lo mismo se puede aplicar a muchos motoristas.
Yo soy consciente de que tú no piensas que todos los que conducen un auto saben conducir bien pero hay varios que sí y te hacen una ese tan felices cerca.

roser_pen dijo...

Yo creo que ese tio lo que buscaba era que le arrollaras y poder demandarte... porque si no, no se entiende. Y encima se pone chulo... Pues nada, cuando yo cruce por donde no debo, me liaré a hostias con el pobre conductor que frene en seco pa'no matarme.
Bueno, para cuándo el tour por el cementerio?

Amparo dijo...

¡Eva! ¿Conductora novel? Qué güay. Igual conduces bien, y todo :-))
Mi perfil como conductora es "cuando me equivoco, lo asumo, y me equivoco de vez en cuando".
Me consta, después de treinta años subida a una moto, que sigo viva gracias a la paciencia y pericia de muchos conductores de autobús, de camión, de coches, de furgoneta... Cuando conduzco coche también le voy salvando la vida a mucho imbécil en bicicleta, y a mucho chalao en moto, igual que otros han hecho conmigo. La diferencia estriba en que yo lo reconozco y el imbécil de la bici de ayer echó mano del Maria Moliner para tener razón. Cuando nos veamos, si no me he olvidado, te lo cuento.
¿Así que conduces? Vaya, vaya...

Roser, lo del cementerio, cuando quieras. Es una visita que tengo pendiente desde hace tiempo ;-)

Anónimo dijo...

Pues lo mío aún es más de risa, Amparo. A mi hoy entrando en el parking con el coche, me ha llenado de improperios un ciclista que venia follado... por la acera! Es fantástico. Antes la calle era de Fraga, ahora es de los pedaleantes. Bueno, en eso debo reconocer que hemos mejorado ;)
la dui

Eva dijo...

Yo salgo del parking a uno por hora, yo creo que voy tan lenta que hasta las yayas con el bastón me bordean, las bicis seguro que saltan, lo que los de ono han decidido levantar la acera en la salida del parking, esos también piensan que todos los que llevamos el coche sabemos salir del parking, hacer una ese por la acera con las yayas y salir en un cruce de semáforos.
Y ya he abollado mi primer coche, uno que estaba estacionado mientras yo hacía marcha atrás en una cuesta, le dejé mi teléfono en el parabrisas en señal de paz, aún me lo está agradeciendo.