Páginas

martes, 24 de junio de 2008

En estos catorce días sin echar por la boca una sola

entrada han ido pasado cosas, como no podría ser de otra forma en mi vida. Pero como tengo sueño y debo preparar la cena, iré rápido.
La primera cosa que me tuvo un poco en vilo fue hace un par de sábados. Como cualquier otro sábado desde hace unos meses, me levanté a las ocho de la mañana (ahora que lo estamos hablando, no vuelvas a desearme feliz fin de semana, anda) y tras una rápida ducha me dediqué, como todas las mañanas, a honrar la memoria de Donie Brasco. Pastillas para madre, pastillas para Indiana, pastillas para Amparo. Total, un fallo en el automatismo hizo que mi perra se zampase, enrolladita en jamón bajo en sal, uno de los antidepresivos de Amparo, en vez de su anti-inflamatorio rosa. Pasé el resto del día mirándola, por si un aquel, aunque parecía bastante feliz.

La otra cosa que ha pasado, o ha sucedido, o hemos perpetrado entre varios, es un nuevo bloc de cuentos cortos. Responsable, responsable, lo soy de su título "Érase una sola vez" y de su primera entrada. Ah, y de que esta vez sea en Wordpress. Me apetecía usar otro sistema de gestión de contenidos y, francamente, me parece bastante difícil. Supongo que todo es meterse, pero ahora me apetece poco. Los otros tres cerebritos que me acompañan en la aventura son Richard, Dani y Eva. Que sean ellos los que se las vean con la cosa del programa que yo iré subiendo algún texto de vez en cuando. Hay muchas entradas, no sólo nuestras sino de otras personas que colaboran de forma espontánea. A algunas les conocemos, a otras no. Como en todos los blocs colectivos, hay entradas infumables, pasables, divertidas, buenas, simpáticas... para gustos los colores. No estoy de acuerdo con lo de "Todos los derechos reservados" que mis compañeros han añadido al pie de los textos, pero qué más da si les hace ilu. Bueno. Una línea más en "Enlaces selectos", aunque esta vez un poco más mimada.

4 comentarios:

b-lego dijo...

Hola Amparo. Por fin das señales.

A ver si te animas pronto a subir algún texto más, que Richard ha tomado el blog al asalto. Menuda creatitis que ha pillado el tío, está que no suelta el teclado ni para...

Lo de la reserva de derechos básicamente significa que cualquiera que tenga la intención de hacer copias de mis cuentos con fines lucrativos (directa o indirectamente) primero tendrá que pedirme permiso.

Pongo el aviso de copyright, simplemente, porque es mi derecho.

Esto no significa que no esté considerando emplear otras posibilidades de licencia para más adelante. Documentarse toma su tiempo.

Ponerlo, poner otra cosa o no poner nada es optativo. Tu decides.

El cuento titulado Derechos de Autor trata precisamente este tema. Echale un vistazo, va.

Carme Sànchez dijo...

Me miro vuestro nuevo invento. Besos a las tres pacientes!!!

foscardo dijo...

¡Contad con mi hacha!
Cierot es que ponerlo o no es cosa de cada uno. A mi no me molesta, es más me hace sentirme más protector de mi obra. Como vivimos en una sociedad para nada dictatorial que cada uno elija la forma de firmar sus trabajos. Toma ya me salio un ramalazo politico jajajaja

Sobre la diversiad de cuentos... pienso que es uno de los mejores logros del blog, es como todo en la vida hay quien el gusta las historias de miedo, intriga, eroticas, escatologicas o romanticas... La diversiad es lo que importa. No me habrñia apuntado a un blog que hubvise sido creado con fines elitistas y monopolizado por un tipo concreto de estilo o temática.
Crear es lo que importa. Creamos como fabricas de rosquillas, saquemos al niño que tenemos dentro, fuera limitaciones.

Parace que sea yo quien se haya tomado la pastilla de indiana que iba para amapro no? JAJAJAJAJA

Anónimo dijo...

Bienvenida! Te echábamos de menos :-)

Silvia.