Páginas

sábado, 15 de enero de 2011

Cómo no, hoy se me ocurre preguntarle a la ciudadora de mi madre,

que cuando la saca a pasear incluye a Coco en el lote, que qué tal se porta mi dulce cachorra en la calle. Y la chica, que es de natural bondadosa, parecía estar esperando la pregunta porque me ha soltado de un tirón: "ha brincado para quitarle la bolsa de patatas a una niña, me arrastra hacia las mesas de las terrazas para pedir comida, se vuelve loca con todo lo que cocino y espera a ver si cae algo para tragárselo y salir corriendo".

En cuanto se termine la bolsa de pienso para bebés, le compro a esta perra un saco de croquetas para rottweilers.

No hay comentarios: