Páginas

lunes, 19 de enero de 2009

Pues va a ser que no me libro. De todas formas

será una terapia corta, apenas cuatro semanas, pero cuando te dicen "vamos a darte quimio" empiezas a pensar que la cosa va en serio.
Quimio, y luego radio (otras cuatro semanas) más terapia hormonal durante cinco años. Ésta, aunque parezca la más inofensiva, es la más jodida a la vez que super efectiva para un cáncer como el mio (¡menos mal!).

La verdad es que hoy me he puesto seria. Y no sólo porque en un par de meses celebraré mi cumpleaños con un pañuelo en la cabeza en vez de melena al viento. Me he puesto seria porque por un momento era incapaz de pensar que me ha tocado la lotería con la detección precoz del tumor y con la oncóloga que se ocupa de mi. Sólo podía imaginarme la semana próxima en uno de los butacones verdes, atada a un gotero durante tres horas y media, dejando que entre fuego por mi vena.

No puedo evitar pensar que la quimio se la van a poner a otra, que a mi no me está pasando esto. Es tan raro tener cáncer.

8 comentarios:

Eva-Evicka dijo...

No voy a decir ni que seas valiente,ni todas esas cosas.Además no soy muy imaginativa.Solo diré que tengo alumnas que han pasado por lo mismo a tú edad y otras mayores y ahora estan pegando brincos en las clases de baile y algunas compitiendo en su categoría de edad y ganando.
Tienes mi telefono,e-mail y todo, así que ya sabes.Te llamo en esta semana.
Un beso gordo,pero gordo,gordo.

Paqui Soriano dijo...

Es raro. Muy raro. Por un momento parece que todo cambia a tu alrededor y que eres pequeñiiiita, pero en verdad, es un trámite, un mero proceso a seguir para seguir con tu vida. Simplemente que luego mirarás todo con otros ojos. Un paso más.

Por lo poco que nos conocemos sé que sabrás buscarme si me necesitas.

Un beso enorme

foscardo dijo...

Bufff niña a dar coletazos que puedes con todo. Se que no nos vas a defraudar. Queremos Amparo para rato.

B-Lego dijo...

Pues sí, has tenido una suerte enorme con la detección precoz.

Si quieres ver la quimioterapia como un fuego, vale, pero ayúdale a hacer su trabajo aceptándolo psicológicamente como un fuego purificador que elimina las cosas malas que nos corren por dentro, aunque al hacerlo también nos chamusque las pestañas.

Algo así como el alcohol en las heridas: sabemos antes de echarlo que nos va a escocer, pero cura.

Esto te sonará raro, probablemente, pero háblale a tu cuerpo y expícale cual es el papel de la quimio, lo que tiene que hacer, y dile que le acepte y le ayude en todo lo que necesite.

Es un extraño con una misíon que cumplir, y es una misión positiva. Si tu cuerpo le acepta, todo será más fácil.

A mi madre le operaron de un cáncer de útero hace 32 años. Tuvo suerte y también se lo detectaron a tiempo. No ha vuelto a tener problemas, y eso que entonces no había los recursos que hay ahora (como la quimioterapia).

Y si llega a hacer falta, avísanos que te acompañaremos todos a escoger la peluca más chula de la tienda.

Verás la que montamos.

Eva dijo...

Vas a dejar al bichito desintegrado, escarmentado, herido en su ego, capado, pero no me da pena, eso le pasa por meterse donde no le llaman.
Y la quimio... es un jodidísimo trámite tras el que vas a tener las tetas mejor cuidadas de Barcelona...

Anónimo dijo...

Hemos tenido de todo, y se que por alguna razon no quieres que vuelva a tu vida. pero si algo no puedes negar es que sabes que sé quien eres, como sientes y que sigues en mi... si quieres reir como hace años...
SIGO ESTANDO EN TI

JC Blasco

foscardo dijo...

Dale napalm a los Charlies!!!

Benito dijo...

Navegando y explorando por los blog de mis amigos, y los de amigos de mis amigos, me encontre hace unas semanas el tuyo, y leerlo me hace sentir bien, no me preguntes porqué, y deseo decirte algo que no sé expresar así que busco algo ya escrito que exprese lo me me gustaia decirte:

Tinc un clavell per tu,
que m'han dit que tens pena al cor,
i tristesa als ulls.
Jo només passava, ni sé on anava, però penso que...

Au! Vinga, amunt, amunt.
Obre els teus ulls i amunt.
Puja a la barca amb el teu bagatge
i recorda que la vida és teva.

Tinc un clavell per tu,
sé que potser em poso on no puc,
però un somriure teu
em faria un sant amb la feina acabada. I és així que...

Tinc un clavell per tu.
Apa! Pren-lo, doncs.
Per què esperar més,
mira que el temps passa. I tanmateix...

Tens un clavell per mi,
que a voltes tinc pena al cor
i tristesa als ulls
i em sembla tan difícil un poc de llum.

Un abrazo, me gustara seguir leyendote