Páginas

jueves, 21 de mayo de 2009

De todas las bibliotecas de Barcelona, la de

Sagrada Familia es la peor con diferencia. Para emitir este dictamen me baso en dos premisas:
el arquitecto y el que decide cómo son las bibliotecas de la Diputación son dos psicópatas, amén de torpes y malos profesionales.
La segunda premisa es que la gente se me engancha.

Respecto a los enchufes, acostumbrada como estoy a la Biblioteca de Catalunya, en la que los enchufes están integrados en las mesas, con su punto de luz y todo y el aire acondicionado funciona , cuando vengo (poco) a la biblioteca de mi barrio me da la triquinosis.

Según me contó mi amiga y casi biblioteconomista Raquel, lo de los enchufes en el suelo es por un concepto de "espacio efímero". Así, cuando al jefe de bibliotecarios se le ocurra mover los muebles, no habrá que hacer nuevas instalaciones. ¡Ja! Y digo ¡ja! porque me juego el bigote a que no moverán ni una maldita mesa durante el tiempo que dure la biblioteca.

Estoy sentada en una mesa pegada a uno de los muros de cristal, por donde entra un sol que achicharraría a los alacranes (¿ya he comentado el deficiente rendimiento del aire acondicionado?). La mesa debe tener un fondo de 90 cm. ¡Pues los enchufes están debajo, a 90 centímetros del extremo donde están las sillas! Total, me he metido bajo la mesa, he reptado hasta ellos, me he peleado con la tapa de los enchufes ("vamos a facilitar las cosas"), que además de tener un cierre diseñado por el Diablo no sirve de nada, porque el interior está lleno de basura.
Tras un par de improperios, un estudiante veinteañero ha venido en mi rescate, ha abierto la tapa y me ha enchufado el ordenador. Cuando me largue tendré que volver a bajar a las profundidades, a meter la mano en la caja de enchufes llena de pelos y borra.

Señores de la Diputación sección bibliotecas, me gustaría mucho que en la próxima biblioteca que se diseñara tuvieran en cuenta que con esstos diseños del género imbécil impiden que personas con movilidad reducida usen las instalaciones. ¿O los bibliotecarios de planta están para enchufar y desenchufar aparatos? Igual ese es el planteamiento.
En todo caso, les ruego que quien diseñe piense en los usuarios. Y si ha ido a alguna biblioteca en algún momento, mejor que mejor.

Por lo quue hace a la gente que se me engancha. la mesa donde estoy situada debe tener unos diez metros de largo, con diez sillas para sentarse, tres de ellas ocupadas. Entre la persona que tenía más cerca y yo habían tres sillas, o lo que es lo mismo, tres metros. ¡Pues no va una bachiller con coleta y cuatro diccionarios y se me sienta al lado! (ah, también lleva plumier de lata).

Esto es un complot. Otra chica ha dejado sus libros y una botella de agua de litro y medio a mi izquierda con intención de sentarse.
No lo entiendo. ¿Ellas no necesitan sitio para respirar, o qué? ¡Bien! Se ha separado un poco, ha dejado una silla entre en las dos.
¡Imposible! Ahora es una mujer de mediana edad la que ha venido a pegarse a mi.

Pero, ¿qué les atrae para que se me peguen tanto? La simpatía seguro que no.
Menudo día. Ha empezado mal, levantándome a las siete de la mañana para encontrarme la máquina de radioterapia estropeada. Ahora continúo agobiada por montañas de gente que se me pega.

Cierro el ordenador y me voy a otra parte.

2 comentarios:

Ceniza4a dijo...

Oye...que no recuerdo yo haber escuchado tus quejas cuando se te pegó aquel simpático de motocicleta para regalarte una funda de no se que diablos.....

Imán mujer... a veces trae cosas buenas...XD

topogiggio dijo...

Amparo, creo que no eres tú, creo que hay un porcentaje bastante importante de gente que no saben lo que es el espacio vital ni les importa saberlo.
Fíjate cómo en el bus y en el metro la peña, aunque haya sitio de sobras, porque cuando no viajas en hora punta, haberlo lo hay... todo el mundo se empecina en estar pegau. Tocant allò que no sona a la peña que le da grimilla los rozamientos con extraños. Yo soy uno de ellos. No, no me mola ensumar el baron dandy de turno con el que te has duchao. Ponte pegao a la pared y deja entrar y salir a la gente, coño ya! o no, no tengo ganas de que me pegues la camiseta sudá que llevas, tío guarro. o tía guarra porque de todo hay en la villa de montilla.
Cuando cuento esto me siento como Jack Nicholson en Peor imposible pero quiero tocamientos con quien yo escoja. Joder ya!
jejeje
bon diaaaaaaaaaaaaaaaaaa