Páginas

viernes, 1 de mayo de 2009

Sobre el pollo que se está montando con la

gripe de los cerdos, a modo de nota al pie, enlazo con un interesante comentario sobre la posible epidemia con fecha 2005. El comentario lo he encontrado en Un lugar para ti a través del bloc de Eva.

Y por el mismo precio también añado un enlace a un post cuyo contenido ni es relevante ni comparto. Lo enlazo porque uno de sus comentarios, el de Manu, reproduce La Contra de La Vanguardia de hoy: entrevista a Marc Siegel, especialista en gripe porcina; profesor de Medicina, Universidad de Nueva York. El título: "Esta gripe durará lo que dure en los informativos".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Amparo por poner el enlace a esta intéresante página. He leído con atención la contra de la vanguardia como respuesta al post de la gripe aviar. Resulta que he visto que la autora del post Esther Ibáñez ha escrito otro como respuesta a Manu. Parece ser que ella es médico y ha demostrado que el médico del artículo no es ningun especialista en gripe porcina y que ha escrito dos libros mediáticos sobre estos temas. Ha demostrado como nos manipulan los medios de información.Es brillante.Te recomiendo que lo leas:

http://www.crisiseconomica2010.com/Inicio/tabid/36/articleType/ArticleView/articleId/163/Gripe-porcina-Nos-estan-informando-correctamente-2-Parte.aspx

Amparo dijo...

Cuánto me gustaría que los "anónimos" firmasen los comentarios...
En fin, deseos aparte, la doctora Elena me suscita la misma credibilidad que el doctor Siegel.
El jefe de neumología del hospital de la Vall d'Hebron vino a decir más o menos lo mismo que el doctor el pasado miércoles en TV3 en el programa "Els matins", si no recuerdo mál la fecha.
Las referencias a la teoría de la conspiración de la entrada que me señalas me produce tanta alergia como la postura del "sálvese quien pueda" de la OMS ante este brote de gripe. Me inquieta mucho más lo que puede saber de mi Vodafon, por poner una máquina perversa, que la Roche.

Sigo. Comparar la gripe de 1918 con ésta es, cuanto menos, estúpido. Además de el bicho en cuestión, hay muchas mas variables que influyen en la difusión de una epidemia, y el mundo ha cambiado algo desde entonces.

Pero, como siempre, la opinión es libre.