Páginas

jueves, 30 de abril de 2009

Nunca he tenido un pueblo al que regresar,

en vacaciones o en un puente largo, ni del que celebrar patrones y fiestas mayores. Soy barcelonesa de pura cepa, así que de peque le tenía cierta envidia a los del cole y la calle que sí tenían un punto de retorno.

Quien sí lo tiene es mi amiga Majo. Recuerdo que una de las primeras conversaciones que mantuvimos, un fin de semana en una casa rural o algo por el estilo, fue sobre su pueblo. Bueno, yo le llamo pueblo pero una versión apócrifa del Antiguo Testamento empieza así:
"Dios creó Alcoy y al mirarlo vio que era bueno. Y más tarde Dios pensó como protegerlo del viento y del fuego y creó el resto del mundo a su alrededor".

Hace años estuve en Alcoy por San Jorge, su patrón, pasando unas fiestas de Moros y Cristianos invitada por Majo, y aún sonrío al recordar aquellos días y aquellas noches. Quien haya estado sabe de qué le hablo. Quien no, ya está tardando en ir, porque describirlo es difícil.
Gente hospitalaria y cariñosa la de Alcoy, sí señor. Me lo pasé bomba

Aquí un vídeo que me ha enviado mi amiga y que me apetece publicar en el blog, pero mejor verlo en directo y, si tienes tanta suerte como yo, acompañado de un alcoyano o de una alcoyana, si eres capaz de seguirles el ritmo. Ellos juegan con ventaja porque llevan la fiesta en la sangre, pero al menos hay que intentarlo.
Por cierto, en el minuto 7:18 del vídeo hay una pequeña muestra de Moros y Cristianos.

1 comentario:

Majo dijo...

Doy fe de que todo lo que dices es cierto. ¡Qué voy a decir yo?
Besadetes,
Majo =;-D