Páginas

martes, 13 de marzo de 2007

Entre Rajoy y Línea Directa me tienen

alucinada. Bueno, la DGT también me ha dejado algo absorta, con ese anuncio de un señor virado a azul y que habla como un troll, soltando argumentos para que no corramos al volante. A mi me dan ganas de subirme en el primer coche que pille, poner primera, pisar a fondo y saltarme todos los semáforos hasta salir de Barcelona por la Meridiana, por huir del señor azul.

Pero los estupendos son los de Línea Aseguradora, que han hecho dos spots, dos, iguales. En uno salen unos hombres disfrazados de diferentes cosas negando a base de frases hechas que ellos conduzcan como las mujeres. En el otro son mujeres, también disfrazadas de cosas, las que sueltan las mismas memeces (recuerdo algo como "yo no aparco en el espacio de una bicicleta" o algo por el estilo.) Vaya, que la estrategia de márqueting (vender seguros con bonificaciones según el sexo de la persona contratante) la han traducido en la agencia por "ponemos a unos tíos soltando gilipolleces y hacemos otro exacto, pero con tías. Así nadie se cabrea y encima creamos una pieza maestra de la ironía". Y es verdad, porque no da para enfadarse. Más bien sugiere no contratar nada con esa aseguradora, no vaya a ser que el perito que pueda tocarme en suerte haya salido al director creativo de la agencia de publicidad.

La otra publicidad que también me ha dejado pensativa es la que ha protagonizado hoy Rajoy, el hombre que el sábado vivió uno de los momentos más hermosos de su vida, imagino que con permiso de su Primera Comunión. Estaba esperando a House en Antena 3 (soy humana y me equivoco) cuando he visto a Mariano declamando en plano medio el ppprograma electoral anticipado, disfrazado de entrevista. Uno de los entrevistadores era el muchacho al que le obligaron por ley a leer un comunicado del famoso sindicato CeCeOhOh. Bueno, pues Mariano ha dicho otra vez lo mal que está todo por culpa de Zapatero (c
ansino resultas ya Mari) y lo bien que vamos a estar todos otra vez cuando ganen, anticipadamente o no, que amenazar, amenazaba. Vamos a estar felices, contentos, unidos que ni con araldit y nos haremos cruces pensando en cómo hemos podido vivir en el caos desde 2004. Bueno, yo aún no he decidido si me haré cruces o rayas, dependerá del lado hacia donde se incline la balanza. Espero que no sea la del Poder Judicial, porque no sé si me va a dar el sueldo para tanta "penitencia". Harta me tienen los malos anunciantes. Ay, Señor.



2 comentarios:

Lucía Solís dijo...

Ay!!! Yo tambien esperaba House y al encontrármelo salí huyendo para la cocina. Creo que nunca me he ido tan a gusto a fregar los platos...

Actuario dijo...

La verdad es, que aunque lancen ahora estas campañas, en las tarifas de los seguros de coches, casi todas las compañías establecen un precio diferente para hombres y mujeres (normalmente más barato para mujeres.