Páginas

miércoles, 25 de julio de 2007

Quieren dejar sin piernas a mi amiga Pilar

Sus piernas, y las de centenares de personas en Barcelona, son los taxis que hacen el servicio puerta a puerta para personas con gran disminución. Pilar no es de las peores, sólo tiene el 96 por ciento de su cuerpo con minusvalía. Y aunque su inteligencia le dé sopas con onda a cualquier bípedo veloz, hoy por hoy no te mueves con el poder de la mente.

Para personas como Pilar, y otras que aún están peor, existe un servicio "puerta a puerta" que consiste en que uno de los 50 taxis adaptados les lleva de la puerta del punto A la puerta del punto B. Por este servicio pagan 1,25 euros, igual que un billete de autobús.

Bien, pues Roser Torrentó, la gerente del Institut Municipal de Disminuits, ha decidido eliminar este servicio a partir de septiembre porque los autobuses de Barcelona están adaptados, o sea, cuentan con una rampa de acceso y dos plazas a compartir entre sillas de ruedas y cochecitos de bebé.
En septiembre cualquier persona que vaya en silla de ruedas, tenga la disminución que tenga, sólo podrá ir en bus, pero se acabaron los taxis adaptados a precio de transporte público colectivo.
La Asamblea de Usuarios del Transporte Puerta a Puerta han colgado esta página web para explicar su versión.

En contraposición a los planteamientos de una representante de los discapacitados físicos, al parecer la gerente Torrentó contestó que se fueran acostumbrando y que con la práctica las personas que van en silla superarían los escollos. Para hacer un símil de los escollos lo mejor es que te sitúes mentalmente:
- te mueves en una silla de ruedas eléctrica, que pesa unos 40 kilos, más tu peso.
- no puedes mover las piernas
- no puedes mover el cuerpo
- tienes suerte porque puedes mover las dos manos (he dicho manos, no brazos).

- vives en una calle de cuesta pronunciada, a seis manzanas de la parada de autobús.
- llueve, o hace frío porque es noviembre, o enero, y esperas en la parada del bus, con esa parsimonia que les caracteriza a partir de las 10 de la mañana.
- tu bus no te abre la puerta de la rampa porque ya lleva dos cochecitos de niño y no hay espacio. O dos personas en silla de ruedas, y no hay espacio.
- por descontado, olvídate de moverte en horas punta. No cabes.

No puedes hacerte una idea ¿verdad? Bueno, esa es la situación de Pilar y de muchas más personas en Barcelona.

Y si el bus para, necesitas ayuda para subir la rampa, y para abrocharte el cinturón de seguridad una vez arriba. Claro que los otros pasajeros te echarán una mano, por descontado. Al fin y al cabo tu vida, como la de Blanche Deveraux, depende de la bondad de los extraños, y en Barcelona somos buena gente, pero de eso no se trata.

Es duro estar atada a una cama, a una silla, a una máquina que respira por ti por la noche; estar ligada a que te levanten de la cama, a que te acuesten, te bañen. ¿No es suficiente? ¿Hay que arrasar con uno de los pocos medios de independencia que puede tener una persona con discapacidad? Además, conociendo un poco las gerencias de los institutos públicos, seguro que las razones aducidas son del género imbécil y relacionadas con la economía, ¡apostaría mi mp4, mira lo que te digo!

Barcelona es la única ciudad de Europa con el servicio “puerta a puerta” para personas con gran discapacidad y la gerente del Institut Municipal de Disminuits lo quiere eliminar. Como protesta, un grupo de disminuidos físicos han convocado una concentración.

Jueves, 26 de julio
12 h
Institut Municipal de Disminuits
Avinguda Diagonal, 233 (esquina Padilla)


Vayas o no en silla, si estás en Barcelona puedes participar. Mi amiga Pilar tampoco iba en silla cuando era pequeña. Fue la vida la que la puso ahí. Yo iré a la concentración, por ella, por el tangai que se puede montar con 300 sillas de ruedas protestonas y los mossos d’esquadra y porque como no sé lo que la vida ha pensado hacer conmigo, por si las moscas.

2 comentarios:

Lucía dijo...

Para un servicio decente que se daba en Barcelona ...

Espero que con sus protestas hagan recapacitar a la Sra. Torrentó.

Anónimo dijo...

Hola!

Soy una alumna de la Facultat de Ciències de la Comunicación Blanquerna y les escribo (a usted y a su amiga Pilar) para hacerles saber que estamos preparando un magazine de radio sobre el transporte público adaptado en la ciudad de Barcelona. Como no tengo forma de contactar con su amiga, le dejo mi e-mail para que se lo pueda proporcionar. Nos gustaría hablar con ella sobre el tema (si ella quisiera claro) y con usted también, para saber su opinión y para que su voz no quede acallada nunca más por políticos o responsables incompetentes.

e-mail: saruuuuu5@hotmail.com


Gracias.


Sarah García Blanco