Páginas

lunes, 29 de diciembre de 2008

En algunos lugares la Nochebuena se celebra

a primera hora de la tarde del 24 de diciembre, entre ellos el sociosanitario donde está mi madre hasta que me recupere del todo. Tengo algunos problemillas con una cicatriz estúpida que se empeña en seguir abierta; bobadas.

Esta Nochebuena participé con mi mami en la fiesta de Navidad que les montan a los ancianitos. No les importa mucho que aún haya claridad porque la mayoría apenas reparan en el significado del contraste día/noche y porque les dan polvorones, fantadenaranja y hasta chupitos de cava a los menos medicados.
La noche americana estuvo amenizada por una orquesta de dos miembros, dos. Uno de ellos, con gorro de papanoel, tocaba un organo electrónico y la otra miembro cantaba como podía.
El instante memorable de la fiesta llegó, al menos para mi, justo antes de que la cantante, embalada tras cuatro canciones y un popurrí villanciquero se arrancase con una polca. La artista, dirigiéndose a la platea, lanzó una propuesta peculiar: "¡vamos, todos a dar palmas!".
Un tanto desconcertados, los más ágiles giraron lentamente la cabeza hacia quien tenían más cerca, preguntándose "¿tengo que dar palmas con mis propias manos o puedo chocar la que aún muevo con la que le funcione a alguien de por aquí?".
Igual para la Nochebuena 2009 el centro añade una Wii al show.

3 comentarios:

Eva dijo...

Lo de la wii ya tiene sus detractores, porque dicen que son movimientos muy poco naturales. He visto por ahí una réplica a eso que dice que son los movimientos de los que sacuden olivas, pero no sé, no sé. No me lo veo marcando tendencia en un hospital.

B-Lego dijo...

Es que eso del escenario es como una droga dura, y claro, con el tiempo pasa factura y los artistas con menos tolerancia a las candilejas se resienten.

Lo de las orquestas de 1 persona + 1 teclado electrónico es todo un fenómeno social que está cambiando el panorama musical aun más profundamente que el top-manta.

El inefable "Predicador Ramírez" (no es un cura, es un bluesero del país) y su grupo "Los Apóstoles del Ritmo" tienen una canción sobre eso.

foscardo dijo...

Nooo que igual les hacen hacer gimnasiaaaa!!!