Páginas

viernes, 5 de mayo de 2006

Hay hadas buenas, malas y excelentes

Silvia es de las excelentes. Hace muchos años que la llamo hada. Excepto Duaita, a la que el apodo le pareció de lo más natural --pero juega con ventaja porque la conoce desde una reencarnación o dos atrás-- el resto del mundo siempre se sorprende al saberlo. "¿Hada?", ponen los ojos redondos y preguntan "¿y por qué?" También hace ya muchos años que decidí no explicarlo. Si quien tengo enfrente la conoce y aún así necesita preguntarlo, no se merece la respuesta. Creo que acabo de construir una frase digna de Escher...
Silvia es Leo y a nadie se lo parece. "¿Leo? Pues no lo pareces." Pero eso es porque no se fijan. Si el mundo tuviera la oportunidad que tengo yo de vivirla de cerca, se darían cuenta de la fuerza que se necesita para mover la energia del planeta, como hace ella. Bueno, mejor que nadie sepa que es una hada maga, así me toca a más.Eh, siempre con permiso de Roser.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueeeeno, tienes mi permiso, faltaría más. Aunque te diré una coas... Silvia es tan inmensa que, si te toca, nunca es poco. Ojalá conociéramos más magia como la suya.
Por cierto, me encanta la última mandala!

Anónimo dijo...

jajajaja.... no te diré una "coas", sino una COSA... estoy fatal! será la falta de Silvia...