Páginas

lunes, 25 de agosto de 2008

Ayer, mi madre y yo estuvimos todo el día

y la noche en danza. Sobre las 5:45 a.m., ya en mi cama, oí como me llamaba a grito pelado. Cuando entré en su habitación para ver qué quería por enésima vez, me presentó a unas visitas sentadas al borde de su cama.
Tras soltar un sapo y dos culebras salí del cuarto. Estaba cerrando la puerta cuando escuché como mi madre disculpaba mi salida de tono ante las visitas: "es que lleva una temporada un poco nerviosa".

Como decía Aquel, "hay otros mundos, pero están en éste". Y yo puedo asegurar que una parte de los habitantes de ese otro mundo pasan por mi casa en algún momento, preferentemente de madrugada.

2 comentarios:

foscardo dijo...

jajaja joer en serio que miedo...
Déjamelo pa un cuento vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
o escribelo tu vaaaaaaaaaaaaa

Oye si una de esas visitas es de algun maromo tipo george clooney que te lo haga pasar por al alcoba.

marta terrat oses dijo...

señor, señor... que de acuerdo estoy con Rich-foscardo...

que digo yo: comentarle este temita de la nocturnidad de tu madre con el medico para que le de unas pastillas mas heavies y tu puedas dormir unas horillas trnaquila que tal???

mañana nos vemos en majo-house, quieres que vayamos en mi moto? sólo tienes que decirma donde estaras y traerte el casco....