Páginas

viernes, 22 de agosto de 2008

John Burdon Sanderson Haldane fue un

científico especial, con un increíble sentido del humor. Una parte de su trabajo se centró en investigar y solucionar los efectos de la presión en los submarinistas. Sus experimentos eran arriesgados, con la peculiaridad de no servirse de animales sino de él mismo y sus allegados. En uno, además de otras lesiones, era posible la perforación del tímpano. Sobre ello dijo:
El tímpano, en general, se cura. Y si queda algún orificio, aunque uno se quede un poco sordo, siempre puede expulsar el humo del tabaco por el oído en cuestión, lo que constituye un éxito social.
La historia completa de JBS Haldane la puedes leer en Historias de la ciencia, un bloc que tengo en mis oraciones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por facilitar el link de Historias de la ciencia. Genial.
Otra frase de Haldane:
Mi sospecha es que el mundo no sólo es más extraño de lo que suponemos, sino más extraño de lo que podemos suponer.
Totalmente de acuerdo.
Evinsky