Páginas

jueves, 15 de septiembre de 2005

De repente empiezo a entender algunas cosas

Estaba leyendo la entrevista de Ima Sanchís a Irvine Welsh, el escritor autor de 'Trainspotting' en "la contra" de La Vanguardia (son superfán) cuando me ha venido una iluminación, como le pasó a Saulo camino de Damasco. Entre otras cosas, dice Welsh, explicando porqué dejó la heroína: "Un día pensé 'Yo no estoy disfrutando con esto, tengo más resacas que placer', y ese hecho empezó a molestarme". Y he tenido un retorno al pasado. De repente he recordado los sustos que me llevaba pensando en un cáncer de lengua de lo que me dolía y picaba después de soplarme 60 camellitos en una sesión. O cuando, al terminar el segundo largo de la piscina, me giraba y veía mi resuello flotando perdido en medio del agua. También he revivido la de veces que el olor de mi pelo, de mi ropa, de las cortinas de mi casa o de la ropa, el pelo y la piel de mis amigos fumadores me tiraba de espaldas, de puro humo concentrado. Y las veces que salía de casa a la hora que fuera de la madrugada a buscar un paquete de tabaco porque se me iba la vida si no tenía los cigarrillos a mano, y me sentía miserable por dejarme vencer. Creo que toda la vida me gustará fumar. Y si pudiera precedir el momento justo de mi muerte igual me encendía un piti diez minutos antes, que iba a saberme a rayos, como el primero a los 10 años, un ducados. Pero ahora empiezo a sumar (o a restar, segun se mire) todo lo que no me gustaba del tabaco. Todo esto me hace sospechar que estoy pasando por la segunda fase del duelo. La negación me llevó un año, hasta que decidí parar el consumo. Ahora estoy imnmersa en la ira, proyectando mi rabia en el entorno inmediato, mayormente el que no fuma, para qué nos vamos a engañar. Están por llegar la negociación, la depresión y la aceptación, ¿verdad Duaita? Vamos, que me espera una temporadita estupenda.


1 comentario:

Anónimo dijo...

... y entonces nos iremos a ver una de Tim Burton, agotaremos veladas con discusiones literarias (¡qué gozada!), o simplemente bendeciremos poder seguir aquí, un septiembre más, y otro, y otro...
¡A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar!
:) duaita