Páginas

martes, 12 de junio de 2007

Siguiendo mi máxima "lo que se han de comer

los gusanos, que lo disfruten los humanos", pasé anteayer por el banco de sangre a por la merienda gratis y el regalo cuatrimestral. Sólo me bebí un zumo, porque insisten en no poner pastas de chocolate, y salí de allí con una caja conteniendo: un tiesto de juguete, una mini bolsa de tierra y otra mini bolsa de semillas de menta (las semillas creo que no son mini, aunque apenas se ven). Bueno, mejor que regalen ésto que una camiseta diseñada por el primo de Chuky con lemas poco afortunados y que en ocasiones pueden dar lugar a equívocos. En fin, que ahora tengo un proyecto de ente vivo que se llama Menta, que he colocado junto a la ventana por aquello de la fotosíntesis, y que no tengo claro que prospere, porque me he liao a medio proceso, a pesar de que en mi familia se han dado casos de dedos verdes. En fin, si la criatura sobrevive iré mostrando su evolución desde cigoto hasta su sacrificio en vaso de té.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues yo me apunto a ese té. Tu pones la menta y yo las hierbas. Rico, rico...!!!
:) la dui