Páginas

sábado, 2 de diciembre de 2006

Dieciocho meses separados

Más me vale, porque sigo pendiente de él y no me conviene. Un año y medio sin cigarrillo, que se dice pronto y que sólo los que hemos fumado tanto y tan a gusto sabemos lo que significa. Llevo cinco días con unas espléndidas anginas, incluido dolor de oidos (amabilísimos ellos, se alternan: ahora me duele el derecho, ahora el izquierdo) y hasta un ojo hinchado. Ya, podría ir al médico si no fuera por la manía que le tengo a la profesión en general. Debo tener una infección o algo por el estilo que espero pase pronto. La pregunta que me hago es ¿durante mi vida toxi no me costipaba porque era más joven o porque la nicotina mantenía a raya a los virus? Nunca lo sabré. Si pregunto a mi médico de cabecera me dirá que ahora estoy infinitamente mejor. Si lo pregunto en Altadis me dirán lo contrario. ¿Quién sabe la verdad? Hasta oí que alguien en televisión decía que los cigarrillos contienen polonio, el topping preferido de Putin que dicen las malas lenguas. Bueno, el caso es que llevo un año y medio en la brecha. Campeona.

1 comentario:

Anónimo dijo...

BRAVO!!!

Silvia.