Páginas

domingo, 10 de diciembre de 2006

Ha muerto Pinochet, uno de los mayores asesinos

del siglo pasado. Al parecer grupos de simpatizantes del genocida que seguían su evolución apostados fuera del hospital han roto a llorar cuando han sabido que el dictador se había ido definitivamente. Estoy segura que habrán miles de chilenos que hoy también llorarán en sus casas recordando a todos los que este criminal y sus secuaces se llevaron por delante. La lástima es que los de su calaña suelen morir en una cama, rodeados de comodidades. Bueno, sea como sea, hoy es un gran día.

3 comentarios:

foscardo dijo...

Resulta hasta ironico que haya muerto el dia de los derechos humanos. Bueno lo mejor de todo es que en el infierno van a celebrar su llegada por todo lo alto, vamos con cohetes y confeti y litrosm de alcohol. Eso sí a este mañana lo van a poner en pelotas y de banqueta personal de Satanas junto con franco y hitler que estan haciendo de mesa camilla y butacon orejero. El tormento de los miles de asesinados por su orden no le va a dejar descansar el resto de su eterea existencia.

Anónimo dijo...

¡¡¡Un grandísimo día!!!

Silvia.

Patita dijo...

La verdad es que en Chile está la grande, hay muchisima gente que ha salido a la calle a festejar... Aunque tb llenos de rabia, porque jamás se le juzgó. Y hasta de ese dolor se ríen los partidarios de Pinochet...

Hay gente que está bien mal de la cabeza...
Saludos desde Chile.