Páginas

sábado, 29 de noviembre de 2008

Entre tanta actividad post-hospitalaria

y contestar los teléfonos (uno fijo y otro móvil, porque soy una mujer de mi tiempo), ni he podido abrir el portátil y contar qué tal había ido todo.

Bueno, pues todo ha ido como tenía que ir, o sea, bien. Además de toparme con el oncólogo más divertido del mundo, sus noticias fueron excelentes.

El bicho era un poco más cabroncete de lo que parecía por la foto (atención adictos al Facebook, Meetic y otros) y tuvieron que rebañar un poco más, pero acabó soltándose de la teta y ahora yace en un portaobjetos.

El ganglio centinela se portó como un campeón y no dejó entrar a ninguna célula con ce de cáncer.
Estoy curada en un 95% y el 5% que queda saldrá huyendo con radio o con quimio, o con ambas terapias, según convenga tras saber la naturaleza exacta del bicho (que va a ser radio sólo, casi seguro, y me quedaré con las ganas de probar el aceite de marihuana, ya lo sé).

Se puede tener cáncer y sobrevivir, yo soy la prueba. Y no porque me haga la chulita. Le pregunté al oncólogo si iba a morir de ésto y me dijo que no. Acostumbrada a que los médicos nunca se mojen en el diagnóstico si no lo ven claro, tengo la seguridad que no será el cáncer lo que me lleve a cocheras.


Me quedan veine días para la primera visita con la médica que guiará mi recuperación, así que será mejor que a partir de ahora me ocupe de otras cosas, como agradecer a todas mis amigas y mis amigos que me hayan cuidado tanto y de forma tan intensa. Siempre me abruma pensar en la cantidad de personas que me quieren.
Otra cosa en la que debo concentrarme es en encontrar trabajo. Sí, me despidieron la víspera de mi ingreso en el hospital, pero de esos hijos de puta hablaré en otro momento.

Continuará.

8 comentarios:

Eva-Evicka dijo...

Vaya que sobrevives,más te vale!
En cuanto al trabajo buscatelos menos intelectuales,igual son más personas. Mira por donde voy a dar trabajo extra a las Orixas,por un lado tú trabajo,por el otro se van a ocupar de los del antiguo.Menuda bruja estoy hecha yo para eso!A ver si aprenden a ser más humanos los muy cernícalos!

Anónimo dijo...

hopelines guapa,
menudo susto

te quiero amparillo
y mucho animo
montse la pinedilla

Carme Sànchez dijo...

Una gran abraçada envoltada d´un gran llaç rosa!!!!!!!

Lucía Solís dijo...

Hooola guapa,
Me alegra saber que el bicho está controlado pero vaya hijos de puta estos del curro ¿no?
Se sobrevive, cariño, tengo un muestra de ello en la oficina cada día.
Muchos besos....

Amparo dijo...

Eva, diles a las Orixas que las llevaremos al mar en moto siempre que quieran, pero que ahora tienen que prestarme atención.
Montse y Carme, muchas gracia por vuestra buena energía.
Lucía, los de este último curro son igual de hijos de puta que las del curro anterior. Y es que en todas partes cuecen habas ¿o no?

Eva-Evicka dijo...

Dicen las Orixas que tienes toda su atención,por eso no hay que preocuparse y que cuando nos toque la lotería esta Navidad,hacemos un a viaje a su país de origen.

la rateta dijo...

Hola guapa! Me alegro mucho mucho que todo haya ido bien. Eres muy fuerte Amparo! Puedes con esto o más bien y sobretodo, esto no puede contigo.
Te envío un beso muy muy muy grande

foscardo dijo...

A los del ex trabajo que les den, menudos cabrones. Se merecen hundirse en la mierda y buscar comida de los containers. Que vergüenza de personal. Menuda conciencia deben tener o no...

En todo caso el bicho ya lo tienes fuera asi que lo que queda es luchar por otras cosas ah y compra loteria y refriega el decimo en la teta. Que habrá suerte.

besukos miles