Páginas

miércoles, 28 de febrero de 2007

Hoy he pasado media vida en el metro.














Empiezo a agobiarme. Mi vida es un transbordo. Lo único bueno que tiene el transporte público es que me permite ir abandonando libros para que otros los encuentren, o no. En lo que va de semana ya he hecho circular cuatro libros.

Quiero una moto ya. La próxima semana, a poco que pueda, me acerco a Suzuki.

7 comentarios:

huelladeperro dijo...

Bravo, qué buena idea. tomo nota.

b-lego dijo...

"Mi vida es un trasbordo"

Tía, qué frase, ...poesía urbana en estado puro.

huelladeperro dijo...

Gracias, hay días buenos y días malos, Yo de momento voy abandonando posts, para que otros los lean. Trozos de vida... y leyendo otros.

AnaCCapote dijo...

si, es relamente horirble, yo para cada cosa que tengo que hacer no me queda mas remadio que coger metro, trabjar, ir a clase, salir... simepre ... cada vez lo aguanto mens, pero el bus se eterniza... es horrible

Amparo dijo...

B-Lego, menos cachondeito, que a ti te veo de vez en cuando...

roser_pen dijo...

Y tú? vas encontrando libros?

Amparo dijo...

Pues no he encontrado ninguno, pero el otro día acababa de abandonar uno en el banco de piedra de Sants Estació y vi como una mujer lo cogía y lo escudriñaba. De momento debo llevar unos 10 libros traspasados, pero no he recibido ningún mensaje de quienes los han encontrado. (He hecho una limpieza sensacional, y aún me quedan cinco o seis por traspasar ;-)