Páginas

lunes, 19 de febrero de 2007

Un par de veces al mes, más o menos

me llega un mensaje de la Red de Acción Urgente de Amnistía Internacional, pidiendo que envíe cartas solicitando que no ejecuten a alguien, o que a tal persona se le aseguren sus derechos. Las cartas van dirigidas a las autoridades de diversos países, que en todas partes cuecen habas. El caso es que las cartas llegan, en ocasiones los mandatarios contestan y los llamamientos funcionan. Poco a poco.

No hay comentarios: