Páginas

viernes, 20 de abril de 2007

El futuro es inimaginable, porque nadie

contemporáneo ha visto un movimiento de personas como el que se avecina. Siempre que me meto en una discusión sobre migraciones humanas, suelo aconsejar calma a los que se quejan exaltados de que en Europa no cabe más gente, que si España debería cerrar fronteras... porque aún no hemos visto nada. También les digo que sólo intento ponerme en el lugar del otro y trabajar mi interior para superar el miedo que todos tenemos a perder nuestro espacio y lo bueno o lo malo conocido que nos hace sentir seguros. Además, más vale que hagamos el ejercicio de imaginar un mundo diferente porque no hay vuelta atrás. Cuando las personas tenemos hambre salimos a buscarnos la vida. Y hay demasiada gente pasando hambre (tres cuartas partes del mundo) como para pedirles que se queden en su casa y no molesten. Bueno, todo esto venía a que MigraMundo, uno de los muchos blocs que ojeo, explica muy bien el mundo que viene. Y cuando alguien hace unos planteamientos tan sólidos, lo mejor es cederle la palabra y ayudar a difundir el mensaje.



No hay comentarios: