Páginas

lunes, 2 de abril de 2007

Esta maravilla fue el primer ordenador que usé.

Topé con él mientras iba a otro sitio y me ha hecho gracia verlo tan mono, tan imponente. Este bicho no tenía ni disco duro ni nada de nada. Por la ranura delantera le metíamos un diskette de no recuerdo qué capacidad, pero poca, que hacía que se pusiera en marcha. Luego lo sacábamos ("expulsábamos") y metíamos otro con el programa a ejecutar (incluso con varios) y grabábamos los documentos en ese mismo soporte. Antes de llegar al Mac con disco duro pasamos por el de dos ranuras (SE si no recuerdo mal, tremendo adelanto, en serio) pero eso es otra historia.

Tuve la suerte de iniciarme con Macs gracias a trabajar en la agencia de publicidad que hacía los anuncios de Apple. En esa agencia no existía la división "cuentas pecé, creativos Mac" que tantas veces he encontrado después. Encima de cada mesa había un ordenador y a nadie le cabía en la cabeza que pudiera ser otra cosa que no fuera Apple. No había vida más allá de la manzana. Involucionar a un pecé 286, lo que podía pagarme para usar en casa, fue una pesadilla, tanto que cuando dí el salto a Windows 3.1 me pareció una bendición. Sé que hay personas que hablan de Spectrums y cosas por el estilo que funcionaban con cintas de cassette ¡sin ratón!. Es posible que si hubiera crecido en otro entorno laboral menos tecnificado, los ordenadores ahora no formarían parte de mi vida con esta naturalidad. Mi trabajo se basa en las redes de internautas, el portátil es mi herramienta de trabajo principal y casi una extensión de mi misma. Yo no escogí que fuera así, pero así es. La vida es curiosa...

7 comentarios:

Eva dijo...

Yo tenía de esos en clase, en el instituto, en el primer año en que se dio informática, en el 83, en el Emperador Carles de Barcelona.

foscardo dijo...

sssssiiiiiiiiiiii me acuerdo cuando currabas en el 9 barris 9 como utilizabas uno de ellos. Son una monada de bichos. No se siemrpe me habia recordado esos ordenadores retro futuristas que salian en 2001 una odisea del espacio. Molaria tenr uno ahora aunque se a modo de antiguedad.

Amparo dijo...

El último que pasó por mis manos (monocromo, con disco duro) acabó en mi casa y lo pinté de plateado. Te pringabas al rozarlo levemente, pero quedó supercool ;-P
¿Os acordáis de las bolsas para transportarlos? La mitad de la carrera me la hice con uno del curro que me llevaba a casa cada finde en la vespa. ¡Qué tiempos!

Amparo dijo...

Rafa, que es más bien enjuto en sus comentarios vía correo privado, me pasa unos cuantos enlaces que titula "dinosaurios". Vale la pena darse una vuelta ;-)

1970
http://content.techrepublic.com.com/2346-10877_11-2788-1.html

1980-1983
http://content.techrepublic.com.com/2346-10877_11-895-1.html

1984-1989
http://content.techrepublic.com.com/2346-10877_11-919.html?tag=nl.e101

b-lego dijo...

¡AAAAARGH! ¡Anatema!

La lista está incompleta, no sale el ZX-Spectrum, el responsable del boom de la informática doméstica a partir de 1983.

El ZX81 y el Timex, aunque los clasifica como de 1984, son incluso anteriores al Spectrum (los tres de Sinclair). El ZX81 venía con 0.5Kb de memória, ¡ampliable a 1Kb!

El que sí sale es el Commodore64 (un MAQUINÓN con la friolera de 16Kb) con el que - como pioneros que eramos de la animación por ordenador en este país - en la productora de video industrial con la que colaboraba habíamos llegado a animar el interior de un lavavajillas a base de combinar instrucciones "peek" y "poke" y bucles for-next, con sprites 2D monocolores. ¡Una azaña!

En aquel momento sólo estabamos nosotros y "Animática", en la calle Amigó, haciendo animación por ordenador. Aunque ellos iban a lo grande, con un Vax, creo, o algo así (incomparable).

El Amiga ni siquiera había salido todavía, el Apple más potente del momento debía ser el IIe, y yo todavía tenía pelo.

Qué tiempos...

Amparo dijo...

Con todo mi cariño Dani, que es mucho, ya lo sabes, pero ¡eres un friki!
Por cierto, al leer "Animática" he regresado a los 20 años (19... 23...) ¡Anda que no he ido veces a llevar y recoger de ahí sobres cuando era mensajera! Si, iban a lo grande pero también era la forma de trabajar con las grandes agencias de publicidad, que se mueven por pura imagen, ya lo sabes bien ;-)

Jorge Mambrilla dijo...

Si me permitís una aclaración, aparte de Animática estaba Trimagen, dotada con dos Cubicomp Picturemaker, potentes sistemas basados en PC´s AT con salida de vídeo RGB convertido a compuesto y que grababa las imágenes en magnetoscopios de bobinas de 1 pulgada. ¡¡Y el rendering de una esfera sólo tardaba un par de horas...!!
La de noches en blanco que me he pasado yo mirando renderings...