Páginas

viernes, 13 de abril de 2007

Sant Jordi se acerca, El lunes 23 se celebra en gran

parte del mundo civilizado el Día del Libro. Cada ciudad tiene su forma de hacerlo. En Cataluña celebramos la fiesta del patrón, aunque no es fiesta laboral, y la tradición marca que los hombres le compren una rosa a su mujer, y ella le regale un libro, porque aquí además es el día autóctono de los enamorados. Contamos con todos los intercambios rosa-libro posibles, entre compañeros de trabajo, en parejas homo-multi-mono-bi... lo importante es que las librerías salen a la calle y llenan las aceras de la ciudad con tenderetes. Los que no leen pueden aprovechar para celebrar que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día, qué cosas...

También salen a la calle y montan tenderetes las floristerías, las gitanas, que cambian los ajos y los limones por rosas, y los adolescentes, que aprovechan par sacarse un pico del viaje de fin de curso y así hasta el estallido total en Les Rambles. Creo, pero no estoy segura, que es una fiesta que hemos exportado a otras ciudades de España y a otros países del mundo. Hacemos poca cosa, pero lo que hacemos lo hacemos bien. En Sant Jordi puedes encontrar a cualquier famoso firmando su libro y las editoriales, sacar a la calle el buque insignia de la casa en una carrera contrarreloj; es importante estrenar libro ese día.

En Sant Jordi suele hacer buen tiempo, es uno de los primeros días de primavera en el que en Barcelona salimos a la calle a pasear, a gozar del olor de las rosas y a tratar de conseguir un libro a precio de ganga. Y si no es posible, por lo menos firmado. Y si no es posible, siempre puedes hacer un vale y arriesgarte a un divorcio instantáneo. Si no tienes nada mejor que hacer, ven a Barcelona en Sant Jordi. Alucinarás. Yo he empezado a celebrarlo
apadrinando dos palabras, una en castellano y otra en catalán: zangolotina y rauxa.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo intenté apadrinar una palabra que creía que nadie conocía ya (una de esas de la época de mis abuelos en la Calalunya profunda)... y me encontré con la grata sorpresa de que ya estaba apadrinada! O sea, que alguna gente pensó también como yo en esta extraña palabra con cariño y para que no se pierda. Se trata de "suara", que es un adverbio de tiempo, de un tiempo reciente. Muy curiosa. "ho he fet suara", es que ya lo has hecho, y que no hace mucho. Ahora estoy en vías de intentar apadrinar "debaseli", que es una lluvia muy intensa y me encanta... a ver si me la aceptan ;) duaita

roser_pen dijo...

Al ver la foto he recordado que Zafón siempre me decía "Feliç Sant Drac"?... jajaja Es otra forma de mirarlo, no? Creo que tendré que pedirme la tarde libre para poder disfrutar del 23... Me encanta ver la ciudad llena de libros.
Por cierto, ¡qué bonita idea la de apadrinar palabras!!

roser_pen dijo...

ups... el interrogante detrás de Drac no debería estar, sorry.

la rateta dijo...

Sí, sí...el 23 debería ser festivo o de obligada media jornada...es ya mismo. Que bien.

No me ha funcionado el limk de apadrinar palabras...volveré a intentarlo...

saludos

Amparo dijo...

Rateta, ya he arreglado el enlace para apadrinar palabras. Si vuelves por aquí, ya lo sabes. (¿Verad que sí que Sant Jordi debería ser medio o totalmente festivo? ;-))

Doc Moriarty dijo...

Puede sonar aventurado o, como mínimo, spamoso, pero el libro de este Sant Jordi es Montecristo.

Porque si no lo publicito yo, Amparo, ¿quien lo va a hacer?

Seguro que te gusta.

Doc Moriarty dijo...

(acabo de percatarme que no he dicho en el post que lo ha escrito un servidor)