Páginas

miércoles, 22 de junio de 2005

Mañana será el primer jueves

desde octubre que estaré más concentrada en no fumar en el camerino que en salir a escena. Un compañero de teatro, en un rapto de generosidad, prometió intentar abstenerse. No habían pasado 12 horas del rapto cuando me envió un sms diciendo que iba a ser que sí, que de no fumar nada de nada. Es curioso, ahora que lo pienso de los siete que estaremos embutidos en el camerino sólo fuman dos. A eso le llamo "franca minoría". Menos mal que uno es ducados y el otro nobel, que si no igual me daba un ataquito. Después del teatro, fiesta de cumpleaños en un ático con terraza, vieja conocida donde he llegado a fumar lo que no está escrito. Me espera una verbena preciosa.

2 comentarios:

Vicens dijo...

Pensar en blanco, beber mucha agua, imaginarte el color de tus pulmones, pintar mandalas, respirar hondo, atiborrarse de chocolate, ¡tonterías! Lo mejor para quitarse el mono es fumarse un paquete entero de cigarrillos, uno detrás de otro, dentro del coche y sin abrir las ventanas.
Amparito linda, todos te queremos... pero... a mí, es que me preocupa la salud mental de tus amigos. y digo yo, si la lengua más afilada e ingeniosa del oeste de Barcelona deja de fumar, ¿no sería prudente declarar defcon 5 y poner a las fuerzas de seguridad en alerta máxima en previsión de la ola masiva de suicidios que puede asolar nuestra ciudad? Dios se apiade de los camareros bordes y los funcionarios idiotas. Que no les pase nada a los pobres y estúpidos urbanos de Barcelona. Espero, por su bien, que el típico compañero de trabajo graciosillo se haya roto una pierna y se quede un par de meses de baja. Y que nadie ose esta noche hacerte la típica bromita de tirarte un petardo entre las piernas, bueno, si sucede ya oiré las ambulancias desde el Masnou.
Por otro lado, en cuanto pase la etapa Ampareitor, todos seremos mucho más felices porque sabremos que podremos disfrutar de tu sutil y afilada ironía durante más años de lo que lo habríamos hecho anteriormente. Eso si no te pilla una moto en un paso de cebra, claro. Esperemos que no pase.
Solo me queda desearte una feliz y sana verbena de san Juan, ¡coño! He acertado con las bes y las uves en la palabra verbena. ¿estaré aprendiendo? No creo, seguro que ha sido casualidad. Bueno, un beso bien gordo y que te lo pases bien. ¡ah! y que me alegro de haber encontrado este blog, un gran hallazgo.
Vicens Jordana

Anónimo dijo...

Amparo, tengo una duda ...este tal Vicens que ha hecho este comentario es el mismo Vicens con el que hablas por teléfono antes de hablar conmigo y con Isabel?? Parece que te haya "encontrado", como si no te conociera antes de ver el blog, sí? Nada, curiosidad.