Páginas

jueves, 2 de junio de 2005

Uuuuffff

Hasta las 7 de la tarde más o menos he dominado la situación. Ahora han cambiado las tornas. Ha sido llegar a casa y descubrir que un montón de rutinas están unidas al cigarrillo. Y eso que pensaba que yo era una fumadora social. Anda que no. En cualquier caso, a lo largo del día he descubierto cosas interesantes, como que la mierda del tabaco me ha arrastrado a un mono físico de tal calibre que me mareo de tanto en tanto. Y que muchos cigarrillos los he fumado por ocupar los tiempos muertos. Cada vez que se me va la mano hacia la nada analizo el impulso y me divierte averiguar que cuando yo creía fumar por placer o por automatismo, en realidad lo hacía por una razón oculta. Igual soy un misterio en mi misma.
Estoy bebiendo té poco a poco. No puedo chupar un caramelo más. Voy a esperar un minuto de reloj, respirando profundamente. Igual los consejos de los cumbas sirven para algo en esta vida, además de para molestar.

No hay comentarios: